viernes, 16 de enero de 2009

Nuevos indicios de vida en Marte

NASA
Una de las últimas fotos de Marte enviada a la Tierra por el rover «Spirit», que lleva cinco años recorriendo el Planeta Rojo
Más información:
http://www.abc.es/sociedad


MADRID. Los científicos de la NASA podrían haber dado un gran paso hacia el cumplimiento de uno de sus sueños más ambiciosos: el hallazgo de vida fuera de la Tierra. Desde hace décadas, la búsqueda de organismos extraterrestres que demuestren que no estamos solos en el universo se ha convertido en uno de los grandes objetivos de la Ciencia. Y Marte parece, por muchas razones, uno de los lugares más idóneos en los que buscar.
Formado casi al mismo tiempo que la Tierra y en unas condiciones muy similares, nuestro mundo vecino evolucionó, hace cerca de 5.000 millones de años, de una forma muy parecida a nuestro propio planeta. Hoy sabemos que en un pasado remoto Marte tuvo, igual que la Tierra, grandes mares de agua en estado líquido. Sin embargo, su menor tamaño (y por lo tanto su menor fuerza de gravedad) le impidieron conservar la mayor parte de ese agua, que a medida que se fue evaporando se perdió en el espacio. Numerosas misiones espaciales han sugerido primero, y demostrado después, que en el Planeta Rojo sigue habiendo agua en el subsuelo, casi toda en hielo.
Objetivo, la vida
Muchas de las casi cuarenta naves no tripuladas que hasta ahora han sido enviadas al Planeta Rojo lo han hecho con la misión específica de hallar evidencias de que el planeta gemelo de la Tierra alberga, o albergó en el pasado, alguna forma de vida.
Ahora, y después de siete años ininterrumpidos de observación por medio de una batería de telescopios con base en tierra, un grupo de investigadores de la agencia espacial estadounidense ha encontrado nuevas evidencias que refuerzan esa idea. En concreto, enormes emisiones de metano que, mezcladas con vapor de agua, se originan de forma estacional en algunas zonas muy concretas de Marte.
En un artículo que publica hoy la revista «Science», el astrónomo Michael J. Mumma afirma que «la vida orgánica produce más del 90 por ciento del metano atmosférico de la Tierra. El resto es de origen geoquímico. En Marte, el metano podría tener una procedencia y origen diferente. Utilizando espectrómetros de infrarrojos de alta dispersión desde tres telescopios basados en tierra, hemos medido, al mismo tiempo, metano y vapor de agua en Marte».
Lo que ha llamado la atención de los científicos es que las emisiones de este gas son de carácter estacional (a principios y finales de verano de 2003 y cerca del equinocio invernal de 2006). Y que cuando aparece, el metano lo hace en grandes surtidores que proceden de regiones relativamente pequeñas. El mayor de todos los detectados contenía 19.000 toneladas métricas del gas.
¿Biológico o geológico?
Hace apenas unos meses, la NASA reavivó las especulaciones sobre el posible hallazgo de vida en Marte y se refirió a «nuevas pruebas» que hasta el momento no han sido hechas públicas. Durante la rueda de prensa ofrecida ayer para explicar el descubrimiento de metano, tampoco se dijo nada definitivo. «Algo pasa en Marte», afirmó Mumma ante los periodistas que acudieron a la cita. Pero lo cierto es que aún faltan datos paa poder asegurar que efectivamente el metano detectado tiene un origen biológico. «Seguimos estando ante dos posibilidades sobre el origen de estas emisiones. Pueden ser biológicas, es cierto, pero también podrían ser geológicas».
El 90 por ciento del metano terrestre procede de organismos vivos. En su mayor parte es generado por las bacterias que actúan, por ejemplo, en los aparatos digestivos de vacas y otros rumiantes. Los investigadores de la NASA coincidieron en afirmar que hacen falta más análisis para determinar la procedencia de las fuentes de metano de Marte. Esos análisis serán realizados tanto desde la Tierra como por las sondas en órbita, que a partir de este momento han incorporado el estudio del fenómeno a su calendario de misión.