viernes, 16 de enero de 2009

Las cédulas tienen dos caras en Guayaquil



La tecnología marca distancias entre las dos entidades que cedulan en Guayaquil. Hay pugna entre el Municipio y el Gobierno por este servicio en la ciudad.

Guayaquil es la única ciudad del país donde se emiten dos tipos de cédulas de identidad: el tradicional documento de papel de la Dirección Nacional del Registro Civil y otro plástico, con hologramas de seguridad, que da la Corporación Municipal.

Esta realidad se mantiene desde el 2005. En ese año, el Estado dio al Municipio la competencia exclusiva del servicio de cedulación, un acuerdo que se extendió a la entrega de actas y certificados para los residentes en la ciudad.

La nueva tecnología
Desde el lunes pasado, el Registro Civil de Guayas arrancó con un plan de digitalización de documentos. Cada página de los 1 500 tomos de la dependencia será escaneada y registrada en un sistema computarizado.
La nueva oficina del centro contará con cámaras digitales, equipo de captura de huellas digitales, captura de firmas y chips con memoria de 64 Kb. En una primera fase se emitirán 100 000 documentos de identidad.
La construcción de esta nueva plataforma tecnológica costará USD 5,5 millones, e incluye un moderno software. También se capacitará a los empleados. En una de las ventanillas del Registro Municipal, en la ciudadela Martha de Roldós, al norte de Guayaquil, Luis Abad recibió su cédula. La foto, las huellas y la firma se captaron electrónicamente en el mismo módulo de atención al cliente. “Solo me tomó como 15 minutos”. Hasta la fecha, la Corporación emitió 400 000 cédulas, 100 000 certificados y legalizó unos 20 000 matrimonios.

Al otro extremo de la urbe, en la av. 25 de Julio, al sur, Abigail Palma aguardó su tarjeta de identificación. Con sus dedos manchados de tinta, la joven oriunda del cantón Durán esperó casi dos horas en el área de cedulación del Registro Provincial de Guayas.

Un empleado ingresó sus datos al sistema, luego la llamaron para que firmara y le mancharon los dedos para sus huellas. Después, le tomaron la foto con una cámara digital sobre un fondo de franela roja y vieja. Y mucho después escuchó su nombre a gritos, para recibir la cédula.

Esa oficina recibe a diario a 1 500 usuarios de los 25 cantones de Guayas. “La atención es lenta, lo bueno es que es gratis, si se saca por primera vez”, dijo Palma.

Pero la idea del Gobierno de crear un tercer formato de identificación abrió otra polémica con el Cabildo. Este plan piloto de modernización de la Dirección Nacional de Registro Civil se enfoca en el Puerto Principal, donde se abrirá una nueva oficina en el centro de la ciudad, en febrero.

La sede será el ex edificio Filanbanco, en la zona regenerada de Pichincha y 9 de Octubre. Desde ahí se emitirá el nuevo y moderno Documento Nacional de Identificación (DNI). Pero el alcalde Jaime Nebot ya advirtió que no permitirá que el sitio se convierta en un mercadillo popular.

Para Olivier Dumani, director del Registro Municipal, el proyecto estatal no puede diluir el convenio de transferencia, que se aprobó hace tres años. “El formato de cédula no es un invento de la Corporación, es un decreto autorizado por la Dirección Nacional de Registro Civil”, señala.

Además, recalca que el numeral 9.4 del convenio establece que “iniciada la prestación de servicios por parte del Municipio, la Jefatura Provincial del Registro, por no tener la competencia, no podrá prestar los servicios transferidos a los ciudadanos residentes en el cantón de Guayaquil”.

Por su parte, Ricardo Castillo, jefe del Registro de Guayas, dice que la atención se enfoca en 24 cantones de la provincia, menos Guayaquil. “Respetamos el convenio que se firmó con el Cabildo, no cedulamos a guayaquileños”.

No obstante, reconoce que el paso de las competencias a la Corporación tiene sus desventajas para los usuarios. “En ocasiones terminamos resolviendo el problema que ellos no solucionan”. Eso, porque la Corporación no tiene toda la base de datos de los residentes en Guayaquil, dijo.

Por ejemplo, una persona que vive en la ciudad (nacida en otro cantón o provincia) no puede cedularse en el Registro Municipal, porque su tarjeta índice no está en su sistema informático. Dumani reconoce que la Corporación no tiene el 100% de la información de los ciudadanos porque no se concretó el traspaso de los datos.

Ante la polémica, Fernando Navia, director nacional del Registro Civil, opina que el tinte político debe quedar a un lado. “Las cédulas de la Corporación Municipal tienen un chip que no se usa. Ese chip lo podemos llenar nosotros”.

Agrega que la renovación tecnológica permitirá que el nuevo documento sea parte de una red con información electoral.