miércoles, 29 de octubre de 2008

Ingesta de uvas puede mejorar salud cardiaca

Washington, 29 oct (PL) El consumo de uvas puede ayudar a combatir la hipertensión, aunque se ingiera una dieta salada, según un estudio hecho con ratas y que publicó la revista Journal of Gerontology: Biological Sciences.


Expertos del Laboratorio de Investigación en Cardioprotección de la Universidad estadounidense de Michigan, creen que algún principio activo en esa fruta disminuye el riesgo de enfermedades cardiovasculares.



Los científicos achacan a los flavonoides, químico contenido además en el tomate, el cacao y el té verde, los efectos benéficos de la uva sobre la salud del corazón.



El equipo basó tales resultados en un experimento con ratas hipertensas a las que se administró una dieta salada abundante en uvas, rosadas, rojas y moradas en polvo.



Otros mamíferos recibieron esa comida con bajas porciones de sal y un tercer grupo solo consumió alimentos salados.



Luego de 18 semanas, los animales hipertensos que ingirieron uvas mostraron una disminución de la presión arterial, mejor funcionamiento del aparato cardiovascular, disminución de la inflamación y menos signos de daño en el músculo cardiaco.



Esos efectos no se observaron en las ratas tratadas solo con una dieta rica en sal.



“La consecuencia inevitable de hipertensión e insuficiencia cardiaca cambió con la adición de uva en polvo a la dieta elevada en sal”, señaló Steven Bolling, director de laboratorio.



Según los científicos, el efecto protector de la uva podría ser igual en humanos que consuman alrededor de nueve porciones diarias. Cada ración es de 15 uvas.