martes, 21 de octubre de 2008

Crisis dejará 20 millones de desempleados

GINEBRA-WASHINGTON | Agencias


Los desempleados aumentarán de 190 millones en el 2007 hasta 210 millones a finales del 2009.

La actual crisis financiera tendrá un grave impacto en la economía real y llevará a que se pierdan 20 millones más de puestos de trabajo en el mundo, advirtió ayer la Organización Mundial del Trabajo (OIT).

“El último cálculo que hemos hecho, en base a las proyecciones del FMI (Fondo Monetario Internacional), de la ONU y con los datos existentes de los países, nos lleva a que entre enero de 2008 y diciembre de 2009, es decir en dos años, se perderán 20 millones más de puestos de trabajo”, dijo el director general de la OIT, Juan Somavía.

Es decir, que el número de desempleados aumentará de 190 millones en 2007 hasta los 210 millones a finales de 2009, dijo. “Y creemos que este cálculo todavía puede estar subestimado, pues no sabemos cómo va a evolucionar la crisis”, advirtió.

Aunque la organización aún no ha actualizado las previsiones de desempleo por regiones en el mundo, Somavía dijo que por sectores los más afectados serán la construcción, los servicios financieros, turismo, automóviles y servicios en general.

“Será la primera vez en la historia que se superen los 200 millones de desempleados”, dijo.

En tanto, el presidente de la Reserva Federal de EE.UU. (Fed), Ben Bernanke, advirtió ayer que el país enfrenta una prolongada desaceleración económica y se declaró favorable a un segundo plan de reactivación que alentó a las bolsas mundiales.

Por su parte el secretario del Tesoro, Henry Paulson, aseguró que las instituciones financieras estadounidenses que necesiten una inyección de capital tienen hasta el 14 de noviembre para solicitarla, adelantando que un “amplio grupo de bancos” desea participar en el programa.

“Con una economía que será probablemente débil durante varios trimestres y un cierto riesgo de desaceleración prolongada, parece apropiado que en el contexto actual el Congreso considere un paquete fiscal”, afirmó Bernanke.

La Casa Blanca volvió ayer a declararse abierta a la idea de un segundo plan de reactivación económica, pero la portavoz presidencial Dana Perino repitió, no obstante, las objeciones de la administración del presidente George W. Bush.

“Nuestro espíritu está abierto a esa idea, pero por el momento concentramos nuestros esfuerzos en la necesidad urgente de hacer aplicar el plan de rescate” ya aprobado de 700.000 millones de dólares, dijo.

China e India confirmaron ayer que no son inmunes a la crisis, al anunciar un ritmo de crecimiento menor al esperado para el tercer trimestre.

Pese a las sombrías perspectivas económicas para Europa, Asia y EE.UU., las bolsas registraron fuertes alzas tras los desplomes de las semanas anteriores. Los inversores fueron en parte alentados por la decisión de la Unión Europea y EE.UU. anunciada el fin de semana de celebrar una serie de cumbres para fortalecer el sistema financiero internacional.

Asimismo, las bolsas y monedas de América Latina se recuperaron ayer, impulsadas por el alivio en los mercados de EE.UU. y Europa, ante señales de un descongelamiento de los préstamos interbancarios tras medidas globales de inyección de liquidez e intervenciones.