martes, 30 de septiembre de 2008

Para Spurrier el Gobierno deberá priorizar gastos e inversiones

El analista económico Walter Spurrier exhortó al presidente de la República, Rafael Correa, a que sea cauteloso en futuros gastos e inversiones por las consecuencias de la crisis financiera de Estados Unidos.

Además calificó de sensatas las declaraciones que hizo en su momento la ex ministra Wilma Salgado al decirle al presidente Correa que tenía que priorizar las cosas.

En diálogo con Citynoticias (89.3 FM en Guayaquil), Spurrier explicó este martes que uno de los factores de la crisis de Estados Unidos es el precio del barril de petróleo, que ayer cayó en $ 10, y se ha cotizado en un poco menos de $ 100, situación que afecta nuestro presupuesto.

"El gasto del 2009 está programado en función de un petróleo de $ 100 dólares el barril a nivel internacional y $ 85 para nuestro petróleo, por lo que, si el petróleo se vende a menos, el país tendrá que restringir sus expectativas de inversión para el próximo año a pesar de que el Presidente ha dicho lo contrario", indicó.

El analista económico dijo que uno de los principales problemas de la crisis de Estados Unidos y que afecta a la economía mundial es la falta de crédito, lo que podría deprimir el consumo y la actividad económica.

Esto sería peligroso para Ecuador, explicó, porque se reduciría drásticamente el consumo general de las sociedades desarrolladas y entonces caerán los precios de las cosas que producimos nosotros (banano, camarón, flores, atún).

Situación con la que sufrirán nuestras exportaciones y en consecuencia tendremos que restringir las importaciones, lo que dificultará nuestro desarrollo, porque mucho de lo que importamos son productos para el desarrollo aseguró Spurrier, además de que disminuirá el nivel de vida.

Walter Spurrier explicó que la actual crisis en Estados Unidos se dio porque el sistema financiero en ese país manejaba un modelo que involucraba operaciones de lo que se llaman derivados, esencialmente bancos y fondos de inversión, donde se venden entre sí ciertos derechos sobre papeles que han emitido los bancos, pero todas eran utilidades de papel y se ha desmoronado.

Indicó que la oposición demócrata al pedido del gobierno de Estados Unidos se da porque creen que el salvataje debería ser que el Estado tome provisionalmente la propiedad de los bancos que van a salvar, aunque sea provisionalmente, como lo hizo Suecia y Pinochet, en Chile con mucho éxito. Añadió que incluso piensan que no se les castiga lo suficiente a los propietarios de los bancos y a los administradores que los llevaron a esta situación.