martes, 30 de septiembre de 2008

Cuota Fácil y Crédito Sí se depuran (fuente elcomercio.com seccion negocios)

El mercado del dinero plástico se redujo en un 23,8 % en 9 meses. Ahora las nuevas reglas y fijación de tasas obligan a las emisoras a seleccionar a sus clientes.

Los usuarios de las tarjetas de crédito ‘cerradas’, es decir, aquellas que solo se utilizan en locales específicos, se redujeron en el mercado.

Las nuevas reglas bancarias y la reducción de los costos por comisiones y servicios que se aplicaron en junio del 2007 obligaron a las entidades emisoras de las tarjetas a seleccionar cuidadosamente sus nuevos socios y a dar de baja a los que tienen mayores riesgos.

Eso sucede en especial con las emisoras de Cuota Fácil (Unibanco) y Crédito Sí (Banco Territorial) que fueron las que más clientes depuraron. Por ejemplo, Cuota Fácil, en ese mismo período bajó de 449 169 a 298 275 abonados, lo cual implica una reducción del 33,6 %, la más alta del sistema financiero, según los datos registrados por la Superintendencia de Bancos (SBS).

Mientras que Crédito Sí bajó de 149 331 a 118 780, lo que significa una caída de clientes del 20,5%. En menor medida se afectó a los emisores de las tarjetas de las marcas MasterCard, Visa y American Express, que se utilizan nacional e internacionalmente, según los reportes de la SBS.

Aunque los representantes de estas tarjetas señalan lo contrario y dicen que cada vez crecen más el número de tarjetahabientes.

A junio del 2008, el mercado del dinero plástico, que incluye las tarjetas locales, nacionales e internacionales, contabilizó 1,6 millones de clientes, una cantidad menor a los que se registraron en septiembre del año pasado que sumaron 2,1 millones. Es decir, se redujeron el 23,8 % en nueve meses, según la SBS.

Para Andrés Jervis, presidente de Unibanco, las nuevas reglas y la fijación de tasas de interés se dio una restricción al crédito. “Las tasas del microcrédito de consumo han sido sustancialmente bajadas y sus niveles no responden a la necesidad de cubrir los costos operativos, de riesgo y administrativos que requiere este tipo de crédito”.

Unibanco entre el 2000 y 2007 incorporó a su base de datos más 1,1 millones de personas al sistema financiero con sus servicios de crédito. Y para mantenerlos se fijaban además de las tasas de interés, comisiones, asesorías y hasta servicios.

Jervis argumenta que estos procesos implican niveles de riesgos altos y que ahora con la actual tasa no se cubre. “Hoy, los procesos de otorgamiento de crédito son mucho más selectivos, excluyendo clientes con mayores niveles de riesgo y mayor vulnerabilidad socioeconómica. Estamos en un proceso de exclusión financiera”.

Otra razón de la reducción de las tarjetas es la suspensión que solicitan los clientes por los altos costos de mantenimiento y el pago de comisiones por retraso en las cuotas. También porque obligan a los usuarios a adquirir seguros médicos, odontológicos y de vida. Sin embargo, el nivel de cancelación de Cuota Fácil no supera el 0,7 %, dijo Jervis.

En cambio Crédito Sí amplía sus negocios y coloca más tarjetas con diferentes cupos y segmentos. El enganche es las ofertas que reciben por comprar en los almacenes de Tosi, que también pertenece al grupo del Banco Territorial.

Pero esa historia no se repite en las emisoras de las tarjetas internacionales. Ricardo Intriago, gerente general de Pacificard, que emite MasterCard y Visa, explica que el mercado sigue en alza y que eso se refleja en la facturación de las tarjetas que son utilizadas nacional e internacionalmente. “No hemos reducido el número de clientes más bien aumentamos mes a mes los tarjetahabientes. Los datos que emite la Superintendencia de Bancos no son completos”.

El administrador de Pacificard señala que en ese período creció 15% en el número de tarjetas en el mercado y el 12% en la facturación. Además, señala que antes facturaba en promedio USD 65 millones mensuales y ahora llega a los USD 75 millones.

Un técnico de la SBS, que prefirió no ser citado, reconoció que las cifras están en revisión y chequeo con las entidades para ver por qué se dio esa reducción de usuarios y cuál es el motivo.

Según los datos de Intriago, la facturación total del dinero plástico en el mercado fue de USD 4 500 millones en los últimos 12 meses y que la deuda por pagar se ubica en USD 1 900 millones.

Ignacio Maldonado, gerente nacional de Negocios de Diners, explica que los niveles de crecimiento se deben a las estrategias que realizan las emisoras para atraer nuevos clientes. “Ofrecemos productos que dan beneficios a los usuarios y no fomenta el consumismo”.

Según la Superintendencia de Bancos, la emisora de Diners mantuvo tasas de crecimiento en los clientes al pasar de 229 232 a 233 417 en los nueve meses.

Mientras tanto la morosidad del mercado del dinero plástico se ubica entre el 3 y 5 %, pero Unibanco registra niveles entre el 8 y 12%. Según los administradores de Cuota Fácil se debe a los perfiles de riesgos de los clientes.