jueves, 24 de julio de 2008

Colombia acusa al presidente de Nicaragua de apoyar a las FARC

El embajador colombiano ante la OEA dice que Daniel Ortega viola el derecho internacional al solidarizarse con el "grupo terrorista"

AGENCIAS - Washington

"Señor Ortega, ayúdenos a sepultar el cadáver de las FARC. No se sepulte con ellos". Con estas palabras Camilo Ospina, embajador colombiano ante la Organización de Estados Americanos (OEA), ha pedido hoy al presidente nicaragüense que deje su "apoyo directo" a las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, grupo al que ha calificado de "terrorista".

En la sesión ordinaria del Consejo Permanente del organismo interamericano, el diplomático ha dicho que la violación del derecho internacional por parte de Nicaragua es clara cuando su presidente "se solidariza con el grupo terrorista de las FARC, cuando protege a sus integrantes y cuando les ofrece diálogo y promueve sus actividades".

Ospina, que ha dejado claro que está en contra del mandatario y no del pueblo nicaragüense, ha recordado la reciente presentación en público de dos presuntas guerrilleras de las FARC a las que Nicaragua había dado asilo, la calificación de "hermanos" que el gobernante utilizó para dirigirse a los guerrilleros y las informaciones, publicadas por la prensa nicaragüense, que aseguran que seis rebeldes viajaron a Managua para celebrar el aniversario de la Revolución Sandinista.

"Si efectivamente se comprobara que el señor Ortega se reunió con terroristas buscados internacionalmente y no cumplió con sus obligaciones legales, pedimos a la Justicia nicaragüense que investigue y sancione dicha conducta, que viola claramente los compromisos internacionales en la lucha contra el terrorismo", ha asegurado Ospina. Luego ha rechazado la injerencia de Ortega en los asuntos internos de Colombia y ha acusado a Nicaragua de "proscribir los partidos políticos de la oposición", de "perseguir la prensa libre" y de "apoyar al terrorismo".

El embajador nicaragüense, Denis Ronaldo Moncada, ha contraatacado acusando a Colombia de aplicar "terrorismo de estado" y de ser un "narcoestado", con una "plataforma productiva de drogas" que convierte a muchos países cercanos en zonas de tránsito. Moncada, quien ha reiterado que considera el ataque contra el campamento del ex jefe guerrillero Raúl Reyes en Ecuador como un crimen de Estado, también ha afirmado que Colombia viola la frontera marítima de los dos países en el mar Caribe.