lunes, 17 de diciembre de 2007

El ‘por qué no te callas’, de cartón



A pesar de que faltan catorce días para que se termine el 2007, el comercio de los años viejos también se ha acelerado en los últimos días.

Desde el viernes pasado, decenas de personas visitan con mayor frecuencia a los monigotes de las calles Seis de Marzo, Cuenca y Gómez Rendón. Allí, comerciantes de años viejos exhiben muñecos que venden desde $ 3 hasta $ 100.

Los personajes que más se han elaborado este año corresponden a las figuras de Spiderman, Los Simpson, Dragon Ball Z, Shrek, entre otros.

Pero el talento de los ‘monigoteros’ también ha dejado un espacio para la polémica.

En la esquina de Seis de Marzo y Gómez Rendón se muestra al rey Juan Carlos de España tapándole la boca al presidente de Venezuela, Hugo Chávez.

Las personas aprovecharon el pago del décimo para realizar sus compras.

La Bahía, almacenes y centros comerciales fueron copados el fin de semana por cientos de personas que aprovecharon el pago de la quincena y el decimotercer sueldo para realizar sus compras navideñas.

Ana Aguirre recorrió durante cerca de dos horas los locales ubicados en el sector de la Bahía (Malecón y Olmedo) en busca de un Play Station para regalarle a su hijo de 6 años.

“Prefiero comprar los regalos en esta fecha porque se encuentran más rebajas. Como se acerca la Navidad los comerciantes a veces temen quedarse con las cosas que compran y se puede ahorrar un poco”, indicó la madre de familia.

Al mediodía de ayer y con una temperatura de 34 grados, las personas recorrían las calles de la Bahía con sus hijos en busca de juguetes y ropa para la Nochebuena.

“Me hubiera gustado comprar todas las cosas para mis tres hijos a inicios de mes cuando no hay mucha gente, pero tenía que esperar el pago del décimo para poder hacerlo”, afirmó Arturo Salazar, mientras hacía negocio por tres pantalones para sus hijos.

Los comerciantes afirman que este fin de semana las ventas han aumento en el 70% y esperan que los últimos días antes del 24 de diciembre las cosas mejoren.

En los centros comerciales el panorama fue similar: las personas aprovecharon para realizar sus compras.

Rita Cabrera y su hermana recorrieron el Mall del Sur en busca de ropa para ellas y de los regalos que tenían que entregar en el intercambio con sus compañeras de la universidad.

“Aprovechamos hoy (ayer) porque no trabajamos y el próximo viernes tenemos que entregar los obsequios”, expresó Cabrera.

En el Riocentro Sur, el ambiente fue igual: los locales de ropa y Mi Juguetería estaban llenos de personas.

Los estacionamientos de los centros comerciales se hallaban en su mayoría copados por la gran cantidad de visitantes a estos establecimientos.

Luisa Martínez tardó quince minutos en encontrar un lugar para su carro, para luego comenzar con la búsqueda de los regalos para su familia.