martes, 18 de diciembre de 2007

¿Cómo nombrar a un hijo? En Italia, una corte puede decidir

ROMA, Italia | Reuters


Una corte italiana dictaminó que una pareja no podía nombrar a su hijo "Viernes" y ordenó que en su lugar sea llamado Gregory en honor al santo en cuya festividad nació.

"Creo que incluso es ridículo que hayan abierto un caso al respecto", dijo el martes a Reuters Paola Rossi, la abogada de la familia, por teléfono desde la ciudad norteña de Génova.

Viernes/Gregory Germano nació en Génova hace 15 meses. Los padres lo registraron como Viernes en el Ayuntamiento e incluso un sacerdote lo bautizó Viernes, lo cual es inusual en Italia ya que muchos curas insisten en que los nombres sean de origen cristiano.

"Lo nombramos Viernes porque nos gusta el sonido del nombre", dijo a Reuters la madre del niño, Mara Germano. "Incluso si hubiese sido niña la habríamos nombrado Viernes", agregó.

Cuando el niño tenía cerca de 5 meses de edad, un empleado del Ayuntamiento llamó la atención sobre el extraño nombre a un tribunal, el cual informó a la pareja de una norma administrativa que prohíbe a los padres darles nombres "ridículos o vergonzosos" a los niños.

El tribunal dijo que estaba protegiendo al niño de ser el centro de las bromas y añadió que creía que el nombre le dificultaría desarrollar "relaciones interpersonales serenas".

La familia Germano apeló pero perdió su caso este mes y la historia fue llevada el martes a la primera plana de un periódico nacional.

Cuando se les ordenó cambiar el nombre, los padres se negaron y la corte ordenó que el niño sea legalmente registrado como Gregory ya que nació en el día de la festividad de ese santo.

"Realmente dudo que esto le hubiese ocurrido a un hijo de padres ricos y famosos", dijo la madre del niño a Reuters, recordando que algunos italianos famosos le habían dado a sus hijos nombres poco ortodoxos como "Océano" o "Chanel".

La corte de apelaciones dictaminó contra Viernes debido a que le recordaba al servicial salvaje en la novela Robinson Crusoe, de Daniel Defoe, y a que los italianos supersticiosos consideran el viernes como un día de mala suerte.

"Estoy furiosa por esto", dijo la madre del niño. "Una corte no debería perder su tiempo en cosas como ésta cuando hay mucho más de qué preocuparse", agregó.

"Mi hijo nació Viernes, fue bautizado Viernes, se llamará a sí mismo Viernes, lo llamaremos Viernes, pero cuando se haga mayor tendrá que firmar su nombre como Gregory", afirmó.