lunes, 26 de noviembre de 2007

Páez renunció a la Vinotinto

Caracas, Venezuela | AP

Richard Páez renunció el lunes como técnico de la selección de Venezuela, confirmó el presidente de la Federación Venezolana de Fútbol, Rafael Esquivel.

Páez anunció su renuncia seis días después del partido en que Venezuela remontó tres veces el marcador y al final le dio la vuelta para vencer como local 5-3 a Bolivia.

Esquivel indicó en una rueda de prensa que el timonel entregó una misiva en la que comunicó su decisión irrevocable de separarse del cargo antes del 31 de diciembre próximo.

Deseo manifestar con profundo dolor pero con firmeza irrevocable e impostergable la decisión de dar un paso al costado en mi cargo de seleccionador nacional de fútbol de Venezuela, a partir del 31 de diciembre de 2007, dijo Esquivel, citando a Páez en el escrito.

Como no voy a cambiar mi estilo de trabajar en la selección nacional que tantos resultados tangibles y positivos nos han dado, no quiero ser obstáculo ni la piedra en el camino que pueda bloquear la misión que nos hemos trazado, como es la clasificación al mundial, dijo Páez en la misiva.

Fue una clara alusión a su desavenencia con los aficionados, lo cual sería la causa de la renuncia.

Páez durante el choque ante los bolivianos no pudo ocultar su malestar con los más de 25.000 aficionados en el estadio Pueblo Nuevo de San Cristóbal, considerado el templo del fútbol local.

Incluso respondió con gestos obscenos a la crítica de los aficionados que reclamaban variantes que le dieran mayor poder ofensivo a la selección Vinotinto.

La gente quiere ganarlo todo antes de terminar, la gente quiere dirigir ahora a la selección nacional, cuando tengan otros, pues que dirija otro, dijo el técnico al terminar el partido visiblemente molestó con la hinchada, que no cesó de gritar saca a tu hijo.

Los aficionados pedían a gritos desde el pitazo inicial la salida de su hijo Ricardo David, que ha mostrado un bajo rendimiento en los últimos tiempos. Los cambios finalmente llegaron en momentos que el equipo sucumbía 3-2 y la historia cambió.