lunes, 22 de octubre de 2007

Muere una niña de 21 meses por olvidársela su padre en el coche en Jávea

Más de trescientas personas arropan en el funeral a la familia de la niña de 21 meses fallecida en Jávea. La pequeña murió tras pasar varias horas sola en el interior del coche de su padre. El hombre olvidó dejarla en la guardería cuando iba a trabajar y la niña se quedó durmiendo en la parte trasera del vehículo. A la espera de la autopsia, la pequeña podría haber fallecido por deshidratación.


Su padre la llevaba todos los días a la guardería pero el pasado viernes acudió a una reunión de trabajo dejando a la pequeña en el coche. Después de varias horas recordó que no la había dejado en el centro escolar tras recibir la llamada telefónica de un familiar.

Inmediatamente fue al coche a por su hija que todavía estaba con vida y la llevó al centro de salud más cercano. Dado su estado fue remitida al hospital donde los médicos no pudieron hacer nada por salvarla.

Los padres están recibiendo ayuda psicológica para sobrellevar la tragedia. " El sentimiento de culpa es lo primero que hay que eliminar, porque la culpa en estos casos no existe", añade la terapeuta encargada de su tratamiento.

El juzgado de Denia ha abierto una investigación para esclarecer las circunstancias en las que se ha producido la muerte de María.