lunes, 22 de octubre de 2007

Detenido un joven que golpeó a una menor por ser ecuatoriana




La agresión, en un vagón de los FGC, fue grabada por las cámaras de seguridad

• La Guardia Civil detuvo al atacante el viernes en Santa Coloma de Cervelló

La Guardia Civil detuvo el pasado viernes a un joven de Santa Coloma de Cervelló (Baix Llobregat) acusado de golpear y proferir insultos racistas a una menor ecuatoriana en un vagón de los Ferrocarrils de la Generalitat de Catalunya, según informó ayer este cuerpo policial.
El agresor, como se puede ver perfectamente en las imágenes grabadas del interior del vagón, pegó patadas y puñetazos a la chica, de 16 años, además de insultarla y amenazarla de muerte por su origen. Los hechos ocurrieron el pasado día 7, sobre las 22.45 horas, en un convoy que cubría el trayecto entre Plaça Espanya y Martorell, poco antes de llegar a la estación de Colònia Güell.
El agresor, Sergi Xavier M. M., español de 21 años con antecedentes por robo con violencia, fue detenido el pasado viernes a las 7.30 horas ante la puerta de su domicilio de Santa Coloma, con la misma sudadera que llevaba en el momento del ataque, y ya ha pasado a disposición judicial.

INSULTOS Y PATADAS
Como demuestran las imágenes, que corroboran la versión de la víctima, el agresor estaba hablando por teléfono móvil, profiriendo a su interlocutor palabras como "matar al moro" y "corte de la yugular". En un momento de la conversación, la chica, que estaba sentada, probablemente se cruzó la mirada con él y este, al percatarse, se acercó a ella y, sin dejar la conversación telefónica, le tocó el pecho y le insultó llamándola "zorra" e "inmigrante de mierda". Los insultos y golpes, uno de ellos, propinándole una patada en un brazo, duraron hasta que el agresor, siempre sin dejar el móvil, descendió poco después en la estación Colònia Güell.
En el momento de la brutal agresión, el vagón iba prácticamente vacío. Muy cerca de la adolescente, que viajaba sola y no pudo hacer más que protegerse con los brazos de los golpes, únicamente había otro joven, también de origen suramericano que, según recogen las imágenes, no hizo ningún intento por parar la agresión, aunque posiblemente no actuara por miedo a recibir algún golpe.
Una vez descendió del vagón Sergi Xavier M. M., la menor llamó con su móvil al teléfono de emergencias 112. En la estación de Sant Vicenç dels Horts le esperó una unidad de agentes de la Guardia Civil que la encontró en estado de shock y muy asustada. Las lesiones no eran graves y la menor no quiso acudir a un médico y, en un primer momento, también se negó a denunciar. Desde entonces, según fuentes policiales, tiene miedo a salir a la calle.