miércoles, 31 de octubre de 2007

Britney Spears: "Es triste cuán cruel puede ser el mundo"

Los Angeles, EE.UU. | AFP


La cantante pop estadounidense Britney Spears dijo este miércoles que le entristecía "cuán cruel" podía ser la gente y el mundo, después de ver la cobertura mediática sobre su separación matrimonial y la pérdida de la custodia de sus dos hijos.

"La gente dice lo que quiere y hace lo que quiere. Es triste (...) cuán cruel puede ser el mundo" y la gente, dijo la cantante al popular comentarista radial y de televisión Ryan Seacrest en su programa del miércoles.

Britney Spears, de 25 años, respondió así a una pregunta sobre cómo había recibido la cobertura en los medios de su divorcio con el rapero Kevin Federline, la pérdida de la custodia de sus dos niños y la pésima crítica de su reciente aparición en los escenarios.

"Al final del día uno tiene que saber desde el corazón que uno está haciendo lo mejor que puede", apuntó Spears, que concedió esta entrevista radial un día después del lanzamiento de su disco "Blackout", que fue recibido muy positivamente por la crítica especializada en Estados Unidos, un mes después de que le sentenciaron el final de su carrera por su aparición en los premios MTV.

Cuando Seacrest le consultó si estaba haciendo lo mejor que podía con sus dos hijos, Spears respondió: "¡Por Dios!, sí, sí".

En el marco del proceso judicial que atraviesa la cantante por la custodia de sus dos hijos, la supervisora parental Lisa Hacker emitió un reporte desfavorable para Spears en el cual cuestionó su comportamiento como madre de los pequeños que, desde el 1 de octubre, están por una decisión de la Corte con su padre, el rapero Kevin Federline.

La consejera familiar escribió en su informe divulgado el martes que cuando Spears tiene a los niños con ella, "el ambiente en la casa va desde lo caótico a casi sombrío con muy poca comunicación".

Hacker agregó que durante las tres visitas que realizó a la casa "Spears se comprometió raramente con los niños, no hubo conversación ni juegos".

Desde que perdió la custodia de Preston (2) y Jayden James (1), Spears tiene derecho a visitar tres veces a la semana a sus hijos, una de ellas pasando la noche, pero siempre bajo la supervisión de una tercera persona.