viernes, 20 de julio de 2007

Un tesoro vikingo es hallado por aficionados

Londres. AP y DPA

El Museo Británico anunció ayer que uno de los mayores tesoros vikingos jamás hallados fue descubierto en una granja inglesa, por un equipo de cazadores de tesoros constituido por un padre y su hijo.

El tesoro oculto, compuesto por monedas y joyas, fue enterrado hace más de un milenio, y cuenta con objetos de Irlanda, Francia, Rusia y Escandinavia. Se trata de una demostración del poderío comercial y de los extensos lazos internacionales de que disfrutaban los vikingos.

Las piezas alcanzan un valor de un millón de libras esterlinas (2,07 millones de dólares).

“Es un hallazgo fascinante, es el hallazgo más grande de este tipo en más de 150 años”, dijo Gareth Williams, un experto del Museo Británico que examinó el tesoro.

Williams dijo que sólo un hallazgo en Gran Bretaña supera en importancia al actual, el llamado Tesoro de Cuerdale, de 1840, que está compuesto de más de 8 500 monedas de plata, cadenas y amuletos.

David Whelan, de 60 años, y su hijo Andrew, de 35, descubrieron el tesoro en un campo de cultivo cerca de Harrogate, en el norte de Inglaterra, el 6 de enero, usando un detector de metales.

Según las leyes británicas, tales hallazgos deben ser informados a las autoridades. En total, fueron descubiertas más de 600 monedas y docenas de otros objetos, entre ellas un brazalete de oro, lingotes de plata y fragmentos de plata dentro de un cuenco y alrededor de este.

Los dos buscadores de tesoros de Leed estaban encantados: “Buscamos con el detector de metales desde hace cinco años”, dijeron a la BBC.