lunes, 30 de julio de 2007

Tras el mecenas de los baños, el bienhechor de los buzones en Japón

TOKIO (AFP) - El misterioso mecenas que esparce desde hace un año su fortuna en los baños públicos de Japón parece tener imitadores: cartas anónimas con cientos de miles de yenes en su interior aparecen como por arte de magia desde hace varios días en los buzones del país.

Además, la policía ha señalado dos casos donde auténticas fortunas aterrizaron en la calle tras haber caído, literalmente y sin explicación, del cielo.

En total 18 sobres con 1,81 millones de yenes en su interior (11.000 euros) han sido hallados en los últimos días en los buzones de un edificio de Tokio, informó un portavoz de la policía.

"En cada ocasión, el dinero estaba dentro del mismo tipo de sobre, abierto, sin nombre y sin ningún mensaje", contó este portavoz a AFP.

Dentro de la mayor tradición de honestidad japonesa, los destinatarios de estos misteriosos regalos los llevaron a la comisaría en lugar de quedárselos.

"Algunas personas pensaron al principio que los billetes eran falsos, pero cuando se dieron cuenta de que eran verdaderos, nos los han traído", explicó el policía, añadiendo que el enigma seguía existiendo en cuanto a la procedencia del dinero.

En Kobe (oeste) una mujer de 31 años ha llevado a Correos un sobre con un millón de yenes (6.000 euros) depositado por un desconocido el miércoles en su buzón.

En la vecina Kioto fueron 10 millones de yenes (60.000 euros) los descubiertos por una mujer de 67 años en su correo.

En los dos casos no se ha hallado ninguna explicación.

Por otra parte, el miércoles cientos de cheques por valor en total de casi un millón de yenes fueron recuperados cuando volaban delante de un supermercado de Tokio.

"Todo lo que podemos decir es que el dinero venía del cielo", afirmó un responsable policial. "Había muchos clientes en el supermercado y transeúntes en la calle, pero el incidente no provocó ningún problema. La gente tenía miedo de tocar el dinero, lo encontraban algo realmente raro", aseguró.

A comienzos de julio una mujer llamó a la policía después de ver dinero cayendo desde lo alto de un puente hacia un río.

Los agentes recogieron seis billetes de un valor total de 46.000 yenes, aunque la mujer afirma que vio al menos 30 o 40 cheques volando.

No se sabe si quizá esta extraña oleada de gestos caritativos intenta imitar al célebre 'mecena de los baños', que desde hace un año ha esparcido más de 4 millones de yenes en los baños públicos masculinos de Japón.

Cada vez el modo en el que aparecía el dinero era idéntico: sobres con billetes de 10.000 yenes (60 euros) acompañados por una carta anónima que afirmaba, en ideogramas caligrafiados con pincel y de inspiración budista: "Haz fructificar la herencia de 10.000 yenes adjunta para instruir tu edificación personal".