lunes, 23 de julio de 2007

Ciudad de EE.UU. ofrece tarjeta identificación a inmigrantes ilegales

NEW HAVEN, EE.UU. | REUTERS

Mientras muchas ciudades de Estados Unidos arrestan a los inmigrantes ilegales en redadas y endurecen las penas en su contra, una ciudad de Connecticut ofrece legalizarlos bajo un controversial programa que se aplica por primera vez en el país.

A partir del martes, la ciudad de New Haven ofrecerá a los inmigrantes ilegales tarjetas municipales de identificación que les permitirán abrir cuentas bancarias y acceder a servicios de la ciudad como bibliotecas.

Las personas que apoyan este programa han dicho que las tarjetas de identificación mejorarán la seguridad pública y les darán a los trabajadores indocumentados protecciones que hasta ahora estaban limitadas a los residentes legales.

Los opositores a la iniciativa dicen que podría provocar un flujo de inmigración ilegal que abusaría de los servicios públicos y despilfarraría el dinero de los contribuyentes.

Las autoridades de New Haven aprobaron el mes pasado el programa con una abrumadora mayoría de 25 a 1.

Partidarios y detractores de la medida coinciden al señalar que la iniciativa aparece para llenar un vacío que quedó luego de que el Congreso no pudo llevar adelante una reforma a la legislación inmigratoria, dejando a muchas ciudades el problema de enfrentar una creciente población indocumentada.

Kica Matos, quien administra el programa en New Haven, dijo que los trabajadores indocumentados suelen ser blanco de ladrones, que les roban porque llevan efectivo encima a causa de no poder abrir una cuenta bancaria.

"Parte del motivo por el cual no pueden abrir cuentas bancarias es porque no tienen maneras válidas de identificarse", explicó Matos.

La funcionario dijo que dos bancos ya han acordado aceptar la nueva tarjeta municipal- que será ofrecida a todos los residentes de New Haven- como identificación legítima válida para abrir una cuenta.

El grupo local proderechos para los latinos Junta para Acción Progresiva estima que de 3.000 a 5.000 inmigrantes ilegales viven en la ciudad, que cuenta con una población total de 124.000 personas. Muchos de ellos provienen de México, Ecuador y Guatemala.

La Escuela de Leyes de la Universidad de Yale, con sede en New Haven, ayudó a desarrollar la idea del municipio y colaboró prestando servicios legales voluntarios. Varios grupos a favor de los derechos de los inmigrantes ayudaron motivando el apoyo local a las tarjetas.

Protestas

Quienes se oponen a la nueva tarjeta esperan convocar a los ciudadanos en contra de ella.

Los Ciudadanos del Sur de Connecticut para la Reforma Inmigratoria dice que las tarjetas cambiarán "al país entero como lo conocemos", y está organizando una protesta el martes en la alcaldía.

"Hay millones de extranjeros ilegales en nuestro derredor que cuando estas tarjetas estén disponibles se precipitarán sobre ellas y obtendrán una identificación que les permitirá ir a otras ciudades", dijo Ted Pechinski, quien lidera ese grupo.

En tanto, el grupo Estadounidenses para la Inmigración Legal, con sede en Carolina del Norte, han hecho circular un folleto por 40 estados instando a los trabajadores ilegales a ir a New Haven, dijo su presidente, William Gheen.

"Quizás New Haven necesita aprender, si quieren a los ilegales tendrán a los ilegales", señaló Gheen.

El volante, en inglés y español, dice: "Vengan a New Haven CT por refugio. Traigan a sus amigos y a sus familiares pronto".

Autoridades de varias ciudades, entre ellas Nueva York y San Francisco, han expresado interés en iniciar programas similares, dijo Matos.

La nueva tarjeta, agregó, no es para identificar a una persona como inmigrante ilegal. "Eso es lo último que queremos que ocurra", enfatiza Matos.

La tarjeta fue creada con varias funciones para atraer a todos los residentes, incluido un componente de débito y accesos a los servicios de la ciudad, como el estacionamiento.