martes, 1 de septiembre de 2009

Unida, Europa recordó en Polonia el inicio de la Segunda Guerra Mundial

La canciller alemana, Angela Merkel, dijo que la invasión nazi de 1939 abrió "el capítulo más trágico" de la historia europea. El primer ministro ruso, Vladimir Putin, calificó de "inmoral" el pacto entre Hitler y Stalin. El acto contó con la participación de líderes de 20 países.

Los líderes de Polonia, Rusia y Alemania, entre otros países, conmemoraron hoy unidos el 70ª aniversario del estallido de la Segunda Guerra Mundial, en un evento que reunió a ex enemigos y a aliados que rindieron tributo a los más de 60 millones de muertos del conflicto.

El himno nacional polaco se entonó poco después de las 4:45 locales, hora en que tronó el primer cañonazo disparado en 1939 por el acorazado alemán Schleswig-Holstein contra la base militar Westerplatte de Polonia, cerca de Gdansk, que marcó el inicio de la invasión nazi a ese país.

"Westerplatte es el símbolo de la resistencia heroica de los débiles contra los más fuertes", dijo el presidente polaco, Lech Kaczynski, cuyo país estuvo encargado de la primera parte de las conmemoraciones.

Luego en Gdansk, en el acto internacional, el primer ministro ruso, Vladimir Putin, y la canciller alemana, Angela Merkel, coincidieron en la importancia de recordar la guerra para evitar que se produzca nuevamente una tragedia de esas dimensiones.

"Es nuestro deber moral y el de todos los pueblos, honrar eternamente la memoria", sostuvo Putin, quien volvió a criticar los pactos de no agresión firmados por diversos países con la Alemania nazi entre 1934 y 1939 y pidió su condena explícita.

"Rusia ya aceptó su culpa y condenó en la Duma (Parlamento) como inmoral el pacto entre Hitler y Stalin en 1939", recordó, por lo que "cabe esperar" -subrayó- "que los otros países que firmaron acuerdos con los nazis hagan lo mismo".

Merkel, en tanto, consideró que a pesar de que las cicatrices de la guerra se mantienen "nuestra misión es forjar un futuro sin olvido", y calificó la invasión de Alemania a Polonia como "el comienzo del capítulo más trágico en la historia de Europa".

"Recuerdo a los 60 millones de personas que perdieron la vida en esta guerra desencadenada por Alemania. No hay palabras que puedan describir siquiera aproximadamente el sufrimiento de esta guerra y del Holocausto. Me inclino ante las víctimas", añadió.

Putin aprovecho la oportunidad para expresar a su homólogo polaco, Donald Tusk, su deseo de que Moscú y Varsovia no permitan que las disputas históricas por la Segunda Guerra Mundial obstaculicen su cooperación bilateral. Luego la canciller alemana consideró milagrosa la transformación de Europa en estos años desde un "continente del horror" a un "continente de libertad y paz".

En la ceremonia participaron líderes de unos 20 países, entre ellos el premier italiano Silvio Berlusconi y los primeros ministros de Francia y Suecia, que este semestre ocupa la presidencia de la Unión Europea (UE).

Temprano, en Westerplatte, banderas blancas y rojas de Polonia enmarcaron el momento en que el presidente y el primer ministro polaco, escoltados por una guardia de honor, depositaron ofrendas florares al pie del monumento donde yacen los 180 soldados polacos que protegían la guarnición.

Entre 40 y 60 millones de personas murieron en el conflicto, que se extendió por toda Europa, por el norte de Africa, parte de Asia y que arrastró también a Estados Unidos. Polonia perdió a seis millones de hombres y mujeres -la mitad de ellos judíos- y más de la mitad de su riqueza. La guerra en Europa culminó el 8 de mayo de 1945, con la rendición incondicional de la Alemania nazi.