martes, 18 de agosto de 2009

Primer hallazgo de una molécula base de la vida en un cometa

WASHINGTON, 18 Ago 2009 (AFP) -
Investigadores estadounidenses descubrieron nueva evidencia de que podría haber vida más allá de la Tierra, según un estudio divulgado el martes y que muestra que el polvo de un cometa contenía rastros de un compuesto vital para la existencia humana.

Científicos que estudiaban polvo y gases recolectados en enero de 2004 en el cometa Wild 2 por parte de la sonda Stardust de la Nasa, encontraron rastros de glycine, el más simple de los aminoácidos.

"La glicina es un aminoácido usado por los organismos vivos para fabricar proteínas y es la primera vez que se encuentra esta sustancia (orgánica) en un cometa", explicó Jamie Elsila del Centro Goddard de la Nasa, la agencia espacial estadounidense, y principal autor del estudio.

"Nuestro hallazgo alienta la teoría según la cual algunos de los elementos base de la vida se formaron en el espacio y fueron proyectados a la Tierra hace mucho tiempo por impactos de meteoritos y cometas", añadió el investigador en un comunicado.

"Este descubrimiento confirma también la idea de que los elementos fundamentales de la vida son comunes en el espacio. Eso refuerza el argumento de que la vida no es un fenómeno extraño en el universo", añadió el doctor Carl Pilcher, director del Instituto de Astrobiología de la Nasa, que cofinanció el trabajo.

Las proteínas son las moléculas base de la vida. Son utilizadas en todas las estructuras orgánicas desde los cabellos hasta las enzimas y constituyen el catalizador que acelera o regula las reacciones químicas en los organismos, explicaron los investigadores.

La vida utiliza veinte aminoácidos diferentes en una cantidad gigantesca de combinaciones para fabricar millones de proteínas diferentes, añadieron.

Stardust se acercó a menos de 225 km de Wild 2 el 2 de enero de 2004 para tomar muestra de polvo y partículas del cometa. Las muestras fueron enviadas a la Tierra el 15 de enero de 2006 y fueron distribuidas a unos 150 investigadores de todo el mundo para ser analizadas.