jueves, 13 de agosto de 2009

El médico de Jackson le administró un sedante y lo dejó solo

AFP

LOS ÁNGELES — El último médico de Michael Jackson, Conrad Murray, administró al 'Rey del Pop' un potente anestésico y después lo dejó solo durante la perfusión, hallándolo luego sin vida en su habitación, informa este jueves Los Angeles Times, citando fuentes cercanas a la investigación.

Según las fuentes, el doctor Murray, de 51 años, es identificado en documentos judiciales como sospechoso por la policía de Los Ángeles (LAPD), en una investigación por homicidio involuntario tras la muerte del cantante el 25 de junio en Los Ángeles, a los 50 años, por un paro cardíaco.

Estos últimos detalles revelados por la prensa este jueves se producen después de que agentes de la agencia antidrogas (DEA) allanaran en las dos últimas semanas la casa, los consultorios del doctor Murray, además de una farmacia en Las Vegas, donde las autoridades decomisaron y buscaron "pruebas de homicidio".

Murray habría adquirido legalmente el potente sedante Propofol --habitualmente reservado para uso hospitalario-- en una farmacia de Las Vegas (Nevada, oeste) y se lo habría administrado a Michael Jackson como tratamiento contra el insomnio, precisó el diario.

Una fuente indicó al diario que Jackson había estado tomando esa droga para dormir intermitentemente desde hacía una década.

Murray, que comenzó a trabajar como médico personal de Jackson en mayo, reconoció a la policía dos días después de la muerte del artista que le había suministrado repetidas veces esta droga.

El médico insistió en que no hizo nada mal y dijo a la policía que no había tenido problemas con el sedante empleado para anestesias generales ante de una cirugía. Murray también aclaró que no tenía inconveniente en dejar a Jackson solo para hacer llamadas en su celular, indicaron las fuentes al diario.

Según el diario Los Angeles Times, no está claro cuánto tiempo estuvo Murray fuera de la habitación de Jackson.

Cuando el médico regresó, Jackson había dejado de respirar, por lo que le realizó una reanimación, mientras otra persona llamaba a los servicios de emergencia. Los paramédicos llevaron rápidamente al cantante al hospital UCLA Medical Center, donde fue declarado muerto.

El diario informó que es posible que no existan suficientes pruebas como para acusar a Murray de homicidio, porque además de una pequeña dosis de Propofol en el cuerpo de Jackson fueron halladas otras drogas de receta, en particular ansiolíticos.

La oficina del forense del condado de Los Ángeles dijo el lunes que había completado una "meticulosa y exhaustiva" autopsia de Jackson, pero no divulgaría el informe, que incluye los largamente esperados resultados toxicológicos, hasta que la policía haya completado su investigación.