lunes, 27 de julio de 2009

Madre decapitó a bebé en Texas

Fuente : http://www.univision.com/content/content.jhtml?chid=3&schid=160&secid=0&cid=2029110

Lo hizo porque se lo pidió el "diablo"


SAN ANTONIO, Texas - Sentada en un sillón y envuelta en sábanas teñidas de sangre, así espero en su casa a la policía Otty Sánchez, una mujer de 33 años que confesó haber apuñalado y decapitado a su bebé recién nacido, supuestamente porque el "diablo" se lo había ordenado.

Incautaron sable, machete y cuchillo

El pequeño de apenas tres semanas y media de nacido, fue encontrado sin vida en la residencia ubicada en el noreste de San Antonio, junto a tres armas blancas, que la misma madre aseguró haber utilizado para acabar con su vida.

Sánchez usó dos espadas para desmembrar al niño y luego comió partes de su cuerpo, incluyendo el cerebro, antes de acuchillarse en el torso y la garganta, informó la policía este lunes.

McManus, quien parecía incómodo al hablar ante los reporteros, dijo que Sánchez aparentemente se comió el cerebro de su hijo y algunas de sus partes. También le desprendió la cara, masticó los dedos de los pies y decapitó al infante antes de acuchillarse.

"Es demasiado horrible para seguir describiéndolo", confesó McManus.


Joe Ríos, portavoz de la Policía de San Antonio, explicó que cuando los agentes llegaron a la casa de Sánchez, el domingo por la madrugada, ésta estaba sentada en un sillón, "gritando que había matado a su bebé".

Paralelamente, los oficiales llamaron a una ambulancia, pues Sánchez se había causado heridas en el pecho y el abdomen con las mismas armas blancas con las que aparentemente había matado a su hijo.

"Ella mencionó que alguien o algo le dijo que hiciera esto. Ella escuchaba voces. Así que eso nos lleva a creer que experimentaba algún tipo de crisis mental", afirmó Ríos.

Sánchez fue llevada de emergencia a una clínica local donde este lunes por la tarde permanecía en estado crítico. La mujer permanece ingresada en el hospital bajo arresto y con una fianza de un millón de dólares.

La policía identificó al menor como Scott Wesley Buccholtz Sánchez, quien había nacido el pasado 30 de junio.

Los investigadores se incautaron en la escena un sable, un machete y un cuchillo de cocina que estaban en la vivienda. Además, encontraron a dos niños ilesos en la casa, aunque se desconocía a dónde fueron trasladados.

En este momento, se sabe que Sánchez será acusada de homicidio premeditado, dijo Ríos.

El sargento de la Policía de San Antonio, Wes McCourt, dijo que la mujer mencionó a los investigadores que el diablo le ordenó matar a su hijo.


El jefe de la policía de San Antonio, William McManus, dijo que el ataque del domingo por la mañana ocurrió una semana después de que el padre del bebé se fuera de la casa. La tía del niño y dos primos, de cinco y siete años, estaban en la casa durante el ataque, pero ninguno sufrió lesiones.

"Ella mencionó que alguien o algo le dijo que hiciera esto. Ella escuchaba voces. Así que eso nos lleva a creer que experimentaba algún tipo de crisis mental", dijo Ríos.