lunes, 27 de julio de 2009

El virus AH1N1 causó la muerte a 816 personas, según último balance de la OMS

Norteamérica y Sudamérica sonlas regiones del mundo más afectadas por el virus. Mientras tanto, los países ricos se lanzaron en una carrera contrarreloj para comprar la futura vacuna que pueda frenar la propagación de la enfermedad.

París, AFP

Los países ricos se lanzaron en una carrera contrarreloj para comprar la futura vacuna que pueda frenar la propagación fulgurante de la gripe AH1N1, en la cual podrían quedar relegados los países pobres debido a las dosis limitadas.

A la espera de que la vacuna esté disponible, entre fines de septiembre y principios de octubre, muchos países adoptaron diferentes medidas -como el aislamiento de pacientes o el cierre de escuelas y restaurantes- para contener el avance del virus AH1N1, que desde su detección a fines de marzo en México causó 800 muertos.

Según estimaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS), los laboratorios farmacéuticos que ya suministran los tratamientos antivíricos no sólo podrán producir unas 800 millones de dosis anuales de la vacuna, cuando el planeta cuenta con unos 6 800 millones de habitantes, y hasta el doble, si se confirma que cada persona necesitará doble dosis.

Los países de América Latina, la región más afectada por el virus que allí causó unos 500 muertos, plantearon la necesidad de un acceso equitativo a la futura vacuna, sobre todo después de que el gigante farmacéutico suizo Novartis, el primer laboratorio que anunció estar en proceso de fabricación de la vacuna, descartó hacer donaciones a los países pobres, a los que sólo consentirá una rebaja en el precio.

“Hemos manifestado nuestra preocupación de poder contar con la vacuna (de la Influenza A) cuando se empiece a comercializar a fin de año, porque tenemos información de que mucha de la producción ya está comprometida”, afirmó días atrás el ministro argentino de Salud, Juan Manzur.

Argentina, en pleno invierno austral y con 165 muertos por la gripe AH1N1, es el segundo país más afectado por la pandemia luego de Estados Unidos, donde 263 personas murieron.

México, epicentro del nuevo virus, donde se registraron 138 muertos, también pidió un acceso equitativo a las vacunas. Brasil, donde la gripe A causó 29 muertos, tomó la delantera y el jueves anunció que fabricará su propia vacuna, con la ayuda de Francia.

“Confiamos en que tras una asociación con Francia, el Instituto Butantan estará apto para producir vacunas en Brasil el próximo invierno”, anunció días atrás el presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva.

Pero “la parte del león de estos recursos limitados irán a los países más ricos. Una vez más vemos que las ventajas van a la riqueza. Una vez más, vemos que el acceso (a los medicamentos) se niega debido a la imposibilidad de pagarlos”, lamentaba la semana pasada la directora de la OMS, Margaret Chan.

Estados Unidos prepara una vasta campaña de vacunación, con ensayos clínicos a partir de agosto de un proyecto de vacuna.

En Europa, Gran Bretaña, el país más afectado de la región con 30 muertos, encargó 132 millones de dosis de la vacuna para una población de 60 millones de personas. La mitad de las dosis estarán disponibles antes de fin de año.

Ante la explosión de contagios, unos 100 000 en una semana, Londres puso en marcha una línea telefónica y un servicio de internet que permiten obtener un tratamiento antiviral (por ahora Tamiflu) luego de completar un formulario, sin necesidad de ver al médico.

En España, seis personas murieron y más de 1 800 contrajeron la gripe A.

Francia, Austria y Australia, también están elaborando planes de vacunación masivos y encargaron millones de dosis. Japón, que está preparando su propia vacuna, espera disponer de 17 millones de dosis antes de fin de año.

Pero otros, como Alemania, decidieron, frente a la falta de dosis, sólo vacunar a la población más expuesta.

“Pienso que la carrera por la vacuna que se abrió entre los países es negativa”, explicó a la AFP Peter Wutzler, presidente de la Asociación alemana de Lucha contra las Enfermedades Virales.

Desde marzo, y ante el avance de esta enfermedad, la primera pandemia del siglo XXI, otros países adoptaron medidas drásticas, como Egipto, que ordenó sacrificar a su ganado porcino.

China, que también tomó medidas estrictas a partir de su experiencia para frenar la gripe aviaria en 2003, decidió imponer una cuarentena a las personas que presentan síntomas del virus AH1N1, que provocó fricciones con México, muchos de cuyos nacionales que gozaban de buena salud se vieron bloqueados.

El virus deja hasta el momento 816 víctimas mortales

El virus AH1N1 causó la muerte a 816 personas, según datos confirmados en base a análisis de laboratorio, informó hoy la Organización Mundial de la Salud (OMS) en su último balance.

Norteamérica y Sudamérica son, por lejos, las regiones del mundo más afectadas con 707 muertos, según el balance de la OMS publicado en su sitio internet.

Asia y el Pacífico contabilizan 74 decesos. La OMS registró 34 fallecimientos en Europa y uno en la región del este de la cuenca del Mediterráneo (Medio Oriente y una parte del Norte de África).

No se registró ningún muerto en la región de África de la OMS.

La cantidad de casos confirmados se sitúa en 134 503 personas desde que el nuevo virus fue detectado por primera vez a fines de marzo.

Sin embargo, la OMS subraya que estos datos son inferiores a las cifras reales ya que los países más afectados no proceden a realizar sistemáticamente análisis y estadísticas de los pacientes, aunque la agencia de la ONU sí continúa recolectando las informaciones sobre casos mortales.

El viernes pasado, un vocero de la OMS, Gregory Hartl, había evocado “centenares de miles de casos” y un balance de “casi 800 muertos”. Hartl había estimado que la propagación del virus “se acercaba al 100%” de los países del mundo.

Los primeros casos confirmados de gripe fueron comunicados a la OMS por estos países o territorios: Afganistán, Andorra, Belice, Bután, Botsuana, Isla de la Reunión (Francia), Haití, Islas Marshall, Federación de Estados de Micronesia, Namibia, Saint Eustatius (Antillas holandesas) , San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, República de las Seychelles, Islas Salomon, Sudán, Tonga, Islas Turcas y Caicos (Gran Bretaña), Tanzania, Samoa (Estados Unidos) y Guam (Estados Unidos).