lunes, 29 de junio de 2009

Iraquíes celebran la retirada de tropas de EE.UU. en Bagdad

Las tropas estadounidenses se retiraron hoy de Bagdad, provocando el júbilo entre los iraquíes esperanzados por el final de seis años de ocupación extranjera tras la invasión que depuso a Saddam Hussein.

Bagdad. Reuters

Las tropas estadounidenses se retiraron hoy de Bagdad, provocando el júbilo entre los iraquíes esperanzados por el final de seis años de ocupación extranjera tras la invasión que depuso a Saddam Hussein.

Soldados iraquíes desfilaron por las calles en vehículos ondeando banderas de Irak y flores, mientras cantaban, bailaban y describían al retiro estadounidense como una "victoria".

Un soldado conducía una motocicleta con banderines en señal de celebración y otro una Humvee adornada con rosas de plástico. Las fuerzas de combate estadounidenses deben retirarse de todos los centros urbanos de Iraq para la medianoche del martes, de acuerdo a un pacto de seguridad bilateral que también requiere que todos los soldados enviados por Washington abandonen el país para el 2012.

Todos habían dejado la capital para la tarde de hoy, dijo a Reuters el mayor general a cargo, Abboud Qanba, jefe de las fuerzas de seguridad iraquíes en Bagdad. Otro funcionario iraquí que no quiso ser nombrado sostuvo que algunas de las ciudades en ciudades fuera de Bagdad se irían a último minuto.

El portavoz del Pentágono Bryan Whitman indicó que 30 bases aún estaban por ser entregadas al control iraquí. Aún hay unos 130 000 soldados estadounidenses en Irak. Dirigiéndose a los líderes militares en Bagdad, el primer ministro Nuri al-Maliki dijo:

"Nuestra soberanía ha comenzado y (...) deberíamos avanzar para construir un Estado moderno y disfrutar (la) seguridad que ha sido alcanzada".

Muchos iraquíes estaban eufóricos, incluso aunque se temía que los militantes puedan usar el retiro como una oportunidad para aumentar sus asaltos. "El retiro de las fuerzas estadounidenses es algo esperado por cada iraquí: hombre, mujer, joven y anciano.

Considero el 30 de junio como una boda", dijo Ahmed Hameed, de 38 años, cerca de una heladería en el distrito capitalino de Karrada.

"Esta es una prueba de que los iraquíes son capaces de controlar la seguridad dentro de Irak", agregó tras su reciente regreso del exilio en Egipto.

El Gobierno ha declarado el 30 de junio como feriado nacional "El día de la soberanía nacional".