miércoles, 3 de junio de 2009

Chismear reduce estrés en mujeres

Fuente : http://www.univision.com/content/content.jhtml?chid=10&schid=1948&secid=25406&cid=1966431

Un reciente estudio de la Universidad de Michigan asegura que chismear puede lograr maravillas en el estado de ánimo de las mujeres, ya que el sentirse emocionalmente cerca de una amiga aumenta los niveles de la hormona progesterona, ayudando así a impulsar el bienestar y reducir la ansiedad y estrés.


Adiós mal humor

"Este estudio establece a la progesterona como posible parte de la base neuroendocrina para la vinculación social en los seres humanos", dijo Stephanie Brown, autora principal del artículo publicado en la revista Hormones and Behavior.

La progesterona, que fluctúa a lo largo del ciclo menstrual, también está presente en niveles bajos en mujeres postmenopáusicas y en hombres. Investigaciones anteriores revelan que mayores niveles de progesterona aumentan el deseo de víncularse con otros, pero este estudio actual es el primero en demuestrar que la vinculación con otros aumenta los niveles de progesterona.

Es importante encontrar los vínculos entre los mecanismos biológicos con el comportamiento social humano", dijo Brown, profesora asociada en el Instituto de Investigación Social de la UM y profesora adjunta de medicina interna en la Escuela de Medicina.

"Estos vínculos nos pueden ayudar a entender por qué la gente que vive en relaciones muy cercanas son más felices, más sanos y viven más que los que están socialmente aislados", explicó a través de un comunicado de prensa distribuido por la UM.

En el estudio actual, Brown y sus colegas examinaron la relación entre cercanía interpersonal y progesterona en la saliva de 160 mujeres estudiantes de esta universidad.

Al inicio del estudio, los investigadores midieron los niveles de progesterona y de la hormona del estrés, cortisol en la saliva de las mujeres, y obtuvo información acerca de sus ciclos menstruales y si utilizaban anticonceptivos hormonales u otros medicamentos con hormonas.

Las mujeres fueron asignadas al azar a parejas y se les pidió realizar una tarea para generar sentimientos de cercanía emocional o una tarea emocionalmente neutral.

La tarea para obtener la sensación de proximidad consistió en responder a preguntas como éstas: "Si tuviera la elección de cualquier persona en el mundo, ¿a quién le gustaría invitar a una cena? Y "¿Cuál es el logro más importante de su vida?"

Los niveles de progesterona de las mujeres que participaron en estas tareas tendieron a disminuir, mientras que los niveles de progesterona de las mujeres que participaron en la tarea destinada a obtener la cercanía continuó siendo igual o se elevó.

"Durante la primera fase del estudio no se encontraron pruebas de una relación entre la progesterona y la voluntad de sacrificarse", dijo Brown. "Pero una semana más tarde, los niveles de progesterona predijeron una mayor voluntad de afirmar que se correría el riesgo de vida para ayudar a su pareja".

Según Brown, los resultados son consistentes con una nueva teoría de la evolución del altruismo que sostiene que la función hormonal de los lazos sociales permite a las personas a reprimir su propio interés cuando es necesario a fin de promover el bienestar de otra persona, como el cuidado de niños o de familiares o amigos enfermos.