lunes, 23 de marzo de 2009

El ataque a Correa no es un buen negocio

Los candidatos que tratan de dar alcance al presidente-candidato se han centrado en el ataque. Lo que hacen es disputarse a la minoría del electorado.

Fuente :http://www.elcomercio.com/noticiaEC.asp?id_noticia=265050&id_seccion=3

Los siete candidatos que acompańan a Rafael Correa en la papeleta parecen haberse puesto de acuerdo a la hora de fijar su estrategia electoral: atacar a la figura presidencial.

Todos -sin excepción- están convencidos de que sus mensajes de campańa deben tener como hilo conductor el cuestionamiento al papel del presidente-candidato y a su administración.

Desde la inscripción de sus candidaturas -aunque en distinta intensidad- Álvaro Noboa, Lucio Gutiérrez, Martha Roldós, Diego Delgado, Carlos González, Carlos Sagńay y Melba Jácome han buscado minar la imagen de quien lidera las encuestas.

Pero a la fecha, según la mayoría de encuestadoras, no hay indicios de que la primera ubicación de Correa esté en riesgo. Todas las mediciones coinciden en que el dirigente máximo del oficialista Acuerdo País está al frente y, a menos de que se registre una hecatombe, su primera ubicación el 26 de abril no está en riesgo. żEl ataque como estrategia es el camino para vencer al Primer Mandatario?

Desde las esferas de la consultoría y de la política hay el convencimiento de que en el actual escenario electoral los aspirantes al sillón presidencial escogieron el peor de los caminos.

Un Jefe de Estado con buena imagen, credibilidad y con una calificación bien colocada (Informe Confidencial y Perfiles de Opinión seńalan que su aceptación supera el 60%) no es el mejor de los blancos para otros candidatos que carecen de esos rasgos.

“La técnica dice que no se debe atacar a un candidato con esas condiciones de imagen, a menos de que lo haga otro con igual nivel de conocimiento en la gente, con identidad positiva y aceptación a su gestión”. Con esas palabras, Santiago Nieto, director de Informe Confidencial, explica por qué la ofensiva contra Correa no es buen negocio electoralmente.

Al contrario, el experto anticipa que ese tipo de campańa electoral puede resultar contraproducente para sus mentalizadores. Su razonamiento se basa en el modelo de ataque y defensa del consultor político Jaime Durán Barba. Ese estudio seńala que ante un candidato con buena imagen entre el electorado los ataques pueden revertirse al postulante cuestionador.

Para Paulina Recalde, directora de Investigaciones de Perfiles de Opinión, en el mejor de los casos esa estrategia llegará a afectar en un mínimo margen el nivel de aceptación del Presidente.

“Eso demuestra es que la oposición se ha dejado fijar la y ha girado en un mismo eje que es el presidente Correa. Se habla en contra y alrededor de él. No se da ningún otro contenido ".

Para contrarrestar esa ofensiva, el equipo de campańa de Correa ha recurrido a una estrategia sencilla: responder y hasta ridiculizar solo a aquellos postulantes que tengan figuren con cierta presencia en el electorado.

Para ello, los enlaces de radio y TV del sábado han sido la mejor tribuna que el presidente Correa ha encontrado, pues sostiene que solo defiende al Gobierno Nacional. Una muestra de ello fue el enlace del último sábado, en el que Correa cuestionó a Gutiérrez y Noboa.

Al primero le dijo que “no entendía que los precios siempre suben”, ya que la campańa de Sociedad Patriótica (PSP) apunta en destacar que la inflación es un fenómeno atribuible al actual Régimen. Al segundo le seńaló que primero pague sus impuestos antes que ofrecer que el Bono de Desarrollo Humano subirá a USD 77. Al resto de candidatos a la Presidencia simplemente no lo menciona.

De la mano de estas contestaciones, el presidente Correa sigue fiel su estrategia electoral de 2006 que le permitió llegar a Carondelet: vender el mensaje del cambio, aunque esta vez atado al resaltamiento de los que denomina “logros” de su gestión.

Incluso en el propio movimiento A. País hay seguridad de que los adversarios del Mandatario caminan por la ruta equivocada. Alberto Acosta, fundador de la lista 35, sostiene que los candidatos no han comprendido que el país espera un mensaje de cambio que supere a la propuesta oficialista. Por eso, ante la falta de propuestas, Acosta los critica con dureza y sostiene que no son una alternativa. Según Acosta, los siete candidatos encarnan la figura de los ‘siete enanitos’.

En efecto, según los especialistas, quien anhele llegar a la Presidencia debe convertirse precisamente en una alternativa al candidato y no en su contradictor.

Las campańas deberían apuntar a la base social de Correa, en especial a su electorado ‘blando’. De lo contrario, dice Santiago Nieto, los siete candidatos prácticamente se anulan, ya que se están disputando a la minoría que no está con el Gobierno.

“Los ecuatorianos tenemos que pararle el carro al presidente Rafael Correa. Ya basta de andar saltando y bailando de tarima en tarima”. Carlos Sagńay de la Bastida. Triunfo Mil

“Correa quiere disfrazarse de socialista (...) no ha sido capaz de recuperar la plenitud y dominio de los recursos naturales”. Diego Delgado Jara. Movimiento Independiente de Conformación Social

“Estamos viviendo en dictadura. Si gana el presidente Correa, ni los periodistas ni los políticos ni los ciudadanos podremos expresarnos con libertad”. Carlos González. Justo y Solidario

“Correa está usando el poder para perseguirme y voy a llevar todas las pruebas a los observadores para decir que esta elección no fue justa”. Álvaro Noboa Pontón. Prian

“Si los ecuatorianos seguimos con el actual Presidente de la República, cada vez seremos más pobres, cada vez habrá más desempleo en el país”. Lucio Gutiérrez. Sociedad Patriótica

“Correa cometió el delito de peculado. Por eso, el candidato-presidente no puede hacer campańa electoral con recursos públicos”. Martha Roldós. Frente de Izquierda Unida

“Estamos viendo la figura de David y Goliat. Yo he tomado este reto en nombre de Jehová (...). Vamos a tener una nación nueva para todos”.. Melba Jácome. Tierra Fértil.