jueves, 29 de enero de 2009

Las uvas ayudan a combatir el envejecimiento de la piel

Sus propiedades combaten de manera eficaz la acción dañina de los radicales libres.

Muchos especialistas en nutrición recomiendan el consumo de al menos tres porciones de fruta al día, ya que sus propiedades son altamente necesarias para que el organismo funcione de manera correcta.

Las uvas son un alimento que además de ser muy rico y dulce, ayuda a cuidar de la salud y belleza. Gracias a su poder antioxidante, el que combate la acción dañina de los radicales libres, los responsables del envejecimiento de la piel.

Además, estas pequeñas contienen importantes propiedades hidratantes, energéticas y protectoras, y también son una fuente de vitalidad para el cutis.

La pulpa de la uva es rica en vitamina B3, componente esencial para el metabolismo. A la vez, contiene altos niveles de azúcares, minerales como el magnesio, el calcio, el potasio y el fósforo, y oligoelementos fundamentales para un buen funcionamiento del organismo.

De hecho, las pepas de este dulce fruto contienen un aceite rico en ácidos grasos esenciales, los cuales tienen propiedades suavizantes e hidratantes, las que ayudan a reforzar la protección de la piel.

Sin embargo, es en el escobajo, ese palito que queda del racimo cuando se saca una uva, donde se encontraría un preciado tesoro cosmético, los polifenoles.

Los polifenoles son compuestos pertenecientes al grupo de los flavonoides, los que impiden la oxidación celular y garantizan la protección más eficaz a la hora de combatir a los radicales libres.