martes, 27 de enero de 2009

Expertos afirman que una buena relación de pareja beneficia la salud

Fuente :http://www.lasegunda.com

Cuando está en pareja y enamorado, el ser humano se siente pleno y lleno de energía. Esa sensación de felicidad no es sólo una ilusión. La causa de este bienestar es la secreción de una serie de hormonas -endorfinas, serotonina, feniletilamina y la oxitocina- que se relaciona con el placer, el sexo y lo que se identifica como el sentimiento del amor.

Pero esta descarga de estrés, que contribuye a eliminar estados de depresión y mejorar la calidad de vida, no es el único efecto que produce un romance feliz. Según un estudio de la Universidad de Harvard, las mujeres casadas tienen el 20 por ciento menos de probabilidad de morir de diversas causas, en comparación a las solteras. En tanto, los hombres casados son entre dos y tres veces menos propensos a fallecer de causas como el suicidio o enfermedades cardíacas que los solteros.

La Directora de la Escuela de Sicología de la Universidad Mayor, Ana María Zlachevsky, coincide con que “vivir en pareja es una aventura que bien vale la pena experimentar”, esto porque “las estadísticas dicen que los casados viven más y tienen una mejor calidad de vida, esto si la relación de a dos no es conflictiva”.

Disputas y estrés

Asimismo, si la relación en la pareja pasa por una etapa conflictiva y se generan circunstancias con alta carga de estrés, el organismo también puede sufrir las consecuencias. Según un estudio de la Universidad de Utah, las parejas que presentan relaciones problemáticas experimentan endurecimiento de las arterias coronarias, lo que podría generar serios contratiempos cardíacos.

Otra investigación de la Universidad de Ohio asegura que una discusión típica de una pareja casada puede retrasar la curación de una herida en al menos un día. Las parejas con alta carga de hostilidad sanaban con índices del 60% más bajos que los que tenían menores niveles de discordia.

“Los conflictos generan estrés, ansiedad, depresión, beber excesivo, tomar tranquilizantes y a veces violencia. En términos biológicos inciden en las enfermedades al corazón, inmunológicas, dolores crónicos, e incluso aumentan la probabilidad de accidentes de tráfico”, enfatiza la sicóloga Ana María Zlachevsky de la Universidad Mayor.

Otro estudio de parejas de recién casados realizado por la Universidad de Ohio encontró que la conducta hostil y negativa fue asociada con un descenso en la respuesta del sistema inmunológico. “La vida en pareja sin problemas no existe, según afirma Zlachevsky. “En circunstancias normales, las parejas pasan por períodos mejores y otros no tan buenos. Por lo general, se amoldan y dejan pasar los conflictos”, puntualiza.

“Los cambios positivos y negativos son fuentes de estrés y exigen a los miembros de la pareja a poner en marcha sus habilidades de comunicación y de resolución de conflictos que si no lo saben manejar los puede afectar seriamente”, concluye Zlachevsky.