jueves, 11 de diciembre de 2008

Transplante de ovario da vida

Un grupo de médicos estadounidenses informó que había trasplantado con éxito un ovario completo de una voluntaria, lo que le permitió a su hermana gemela infértil dar a luz a una bebé saludable.

Los expertos de St. Louis dijeron que es la primera vez que se trasplanta un ovario completo y se obtiene como resultado un nacimiento con vida, el cual se produjo el 11 de noviembre.

En un artículo publicado en Journal of Medicine, los investigadores indicaron que el método ofrecería una forma de preservar la fertilidad de las pacientes con cáncer o de aquellas mujeres que quieren esperar para tener hijos.

Una de las gemelas había ingresado en menopausia temprana a los 15 años, pero el ovario de su hermana que le fue trasplantado restauró su fertilidad y le permitió dar a luz a una niña a los 38 años, explicó el equipo del doctor Sherman Silber, del Centro de Infertilidad de St. Louis.

Previamente los médicos habían realizado trasplantes de la cubierta externa del ovario y revelaron que, aún cuando el tejido está congelado, puede restablecer la fertilidad.

Pese a que seis bebés nacieron de ocho mujeres que emplearon esta técnica de trasplante de la cubierta solamente, cerca de dos tercios de esos óvulos muere por falta de suministro de sangre al tejido y las mujeres ingresan rápidamente en la menopausia después de unos tres años.

Con la esperanza de evitar esos problemas, el equipo de Silber usó un ovario completo y reconectó dos venas y una arteria para alimentar el injerto, lo que es un desafío porque los vasos sanguíneos son muy pequeños.

Silber manifestó que pese a que el trabajo fue con dos gemelas, de las cuales una se había vuelto infértil prematuramente, la técnica podría finalmente, si los ovarios congelados resultan viables, beneficiar a dos grupos de mujeres.

"Uno es el de las pacientes jóvenes con cáncer que van a perder su función ovárica por la quimioterapia. Simplemente extraemos el ovario, lo congelamos y lo retrasplantamos (luego)", indicó el autor en una entrevista telefónica.

Según el equipo, el otro grupo de mujeres beneficiadas es más controvertido: se trata de aquellas que quieren extender su fertilidad en el tiempo.

Las mujeres podrían extraerse uno de los ovarios entre los 20 y los 30 años, para congelarlo. "A los 40 ó 45, cuando se le retrasplanta, aún se trata de un ovario de 25 ó 30 años, por lo que preserva su fertilidad", explicó Silber.

La tasa de infertilidad a los 25 años es tan sólo del 6%, mientras que trepa al 70% a los 40 y a alrededor del 95% a los 43, agregó el experto.