lunes, 22 de diciembre de 2008

Empresarios y banqueros piden al mandatario cambiar de rumbo

QUITO,(Reuters)

Empresarios y banqueros pidieron hoy al presidente, Rafael Correa, que cambie su política económica, al considerar que las decisiones adoptadas por su Gobierno están agravando la situación de ambos sectores golpeados por la crisis mundial.

La economía ecuatoriana de unos 51.000 millones de dólares ha comenzado a sentir los efectos de la caída del precio del barril de crudo y de la crisis global, por lo que el régimen adoptó una serie de medidas para proteger a su vital sector productivo y bancario.

Pero el plan de ayuda, que fija impuestos a la salida de capitales, busca la capitalización de las utilidades bancarias y crea un nuevo marco legal para aumentar la presencia estatal en el sistema, ha sido cuestionado por estos sectores, en lo que marcó un aumento de la confrontación con el mandatario.

"Muchas de estas medidas son de muy corto alcance tanto en plazo como en su efecto", dijo María Gloria Alarcón, presidenta del Comité Empresarial, gremio que agrupa a cámaras de la producción y a los bancos privados.

"Se debe trabajar en un plan integral para apalear la crisis y la primera debe ser la notable reducción del gasto público", agregó, al criticar la política de Correa para invertir los excedentes de recursos que ingresaron al fisco cuando los precios del crudo llegaron a su nivel histórico.

El mandatario ha emprendido desde que asumió el cargo en enero del 2007 un fuerte plan de inversión social y en infraestructura básica para sectores desposeídos, eliminando fondos de ahorro interno.

Las críticas provocaron amenazas por parte de Correa, quien incluso dijo que podría llevar presos a los representantes de los bancos privados, a quienes responsabilizó de difundir rumores falsos para crear caos en el país.

Correa dijo el fin de semana que no cambiará su plan de contingencia ante la crisis.

"El Gobierno debe dejar de ver al sector como antagonistas permanentes. Cada vez que manifestamos un punto de vista que no esta de acuerdo con la política del régimen se nos descalifica y se nos tilda de actores políticos", agregó Roberto Aspiazu, líder empresarial.