viernes, 19 de diciembre de 2008

Banqueros alertaron sobre colapso del sistema financiero

Los bancos privados de Ecuador alertaron el viernes sobre una posible desestabilización del sistema financiero, asociada a la crisis global, y pidieron al gobierno que revise algunas medidas que a su juicio podrían precipitar un colapso económico.

Quito, AFP

Los bancos privados de Ecuador alertaron hoy sobre una posible desestabilización del sistema financiero, asociada a la crisis global, y pidieron al gobierno que revise algunas medidas que a su juicio podrían precipitar un colapso económico.

En un comunicado, la Asociación Bancos Privados del Ecuador (ABPE) informó sobre una “severa reducción del ingreso de divisas y de tributos ”a causa“ de la caída de los precios del petróleo, la reducción de exportaciones, de remesas y de las líneas de crédito” .

La situación podría “desencadenar una nueva crisis económica, social y política” como la de 1999, cuando quebraron los bancos forzando la dolarización de la economía, indicó la entidad.

La Asociación agregó que si bien al momento el país cuenta con una red financiera “ sólida, solvente y líquida” , dicha “estabilidad y confianza pública podrían perderse por los efectos negativos” de las medidas aprobadas por la Asamblea legislativa de transición, de mayoría oficialista.

En opinión de la banca privada, algunas de esas iniciativas están dirigidas a que “el Estado intervenga en una amplia gama de decisiones que corresponden a la gestión privada ” en aspectos como la “ administración de la liquidez y el riesgo crediticio” .

El presidente Rafael Correa recibió para su aprobación final una ley financiera que obliga a los bancos a crear un fondo de depósitos y una reforma tributaria, que grava los activos de los bancos en el exterior y eleva del 0,5 al 1% el impuesto para la salida de capitales.

Las propuestas ya recibieron el visto bueno de la Asamblea legislativa.

La ABPE pidió a Correa que vete las disposiciones -sin mencionar cuáles- que “pueden poner en riesgo la estabilidad” del sistema y deslindó cualquier responsabilidad en caso de que el gobierno persista en ellas.

Correa avizoró recientemente “tiempos difíciles” para la economía ecuatoriana debido a la crisis mundial, que precipitó la caída de los precios del petróleo, con que el país -el miembro más pequeño de la OPEP- financia el 40% de su presupuesto estatal.