lunes, 20 de octubre de 2008

Madonna acusa a Guy Ricthie de cazafortunas

El pasado martes, Madonna y su marido Guy Ritchie anunciaban el fin de su matrimonio tras siete años de relación, pero aunque en el comunicado todo se explicaba como si la pareja hubiera tomado esta decisión de mutuo acuerdo, parece que se va a tratar de un divorcio de los que ocuparán numerosas portadas. Así, menos de una semana después de hacer público el comunicado, Madonna ya ha comenzado la guerra de acusaciones, llamando a su marido 'cazafortunas', según ha señalado un amigo de la cantante al periódico británico 'The Sun'.

Por el momento, los rumores que se han ido publicando en los tabloides ingleses apuntan a que con la separación, la 'reina del pop' tendrá que pagar a su ya ex esposo unos 44 millones y medio de euros, además de la repartición de algunas de sus propiedades, como compensación a la ruptura de estos siete años y medio de unión. Pero esto es solo lo que aparece en los medios, y algunos apuntan a que podría ser peor, como por ejemplo este amigo de la pareja que asegura, en declaraciones recogidas por otr/press, que Madonna está "desolada" por la actitud que ha tomado, en este sentido, el padre de su hijo Rocco: "Pensé que nosotros estábamos viviendo un viaje espiritual juntos durante los últimos diez años, pero obviamente me equivoqué. Después d todo parece que él sólo quiere mi dinero", reconoce la estrella.

"He trabajado como una mula durante los últimos 30 años para conseguir lo que tengo, y ahora este cazafortunas quiere quedárselo", protesta la intérprete de 'Material Girl' ante sus amigos más íntimos. En este sentido, la artista ha comentado que la 'Kabbalah', religión que ella practica y en la que instruyó a su marido, enseña que nadie debe tomar lo que no ha ganado, "y esto es exactamente lo que Guy hace", recalca. "Él no ha ganado un penique, pero quiere tener, tener y tener".

LA DEVOCIÓN POR LA 'KABBALAH', CULPABLE

Precisamente, es a esta enorme devoción que Madonna siente por la 'Kabbalah' se debe su divorcio, o al menos eso es lo que piensa el hermano de la estrella, Christopher Ciccone. "La secta de la 'Kabbalah', de la que Madonna es completamente devota, ha tenido un papel muy importante en este matrimonio. De hecho, está basado en esta creencia y por eso no ha podido sobrevivir", destaca el hermano de Madonna, que no cree en la posibilidad de una reconciliación debido a la "fuerte personalidad" de los dos miembros de la pareja.

"Ella no es el tipo de persona con la que uno puede sentarse y hablar cara a cara", aclara su hermano, quien pone como ejemplo del carácter de Madonna que "uno no llega a donde ella llegó y donde sigue desde hace 20 años simplemente siendo dulce y afectuoso".