jueves, 16 de octubre de 2008

Última superviviente del Titanic venderá sus recuerdos para pagar la renta

LONDRES, Inglaterra | EFE


La británica Milvina Dean, última superviviente del Titanic, anunció hoy que el próximo sábado ofrecerá en una subasta sus recuerdos del legendario transatlántico para poder pagar su residencia de ancianos.

La señora Dean tenía sólo dos meses cuando el famoso buque chocó contra un iceberg y naufragó en 1912, aunque ahora ya ha cumplido los 96 años y tiene dificultades para costearse el centro en el que vive desde 2006 en Hampshire (sur de Inglaterra).

"Esperaba permanecer aquí (en la residencia) dos semanas tras fracturarme la cadera, pero se me complicó con una infección y he seguido aquí dos años más. Ya no puedo vivir en mi casa", dijo la anciana al diario local "Southern Daily Echo".

"Ahora vendo esto porque tengo que pagar la residencia de ancianos y subasto cualquier cosa que pueda valer algún dinero", explicó la señora Dean sobre la puja, que se celebrará en la casa de subastas "Henry Aldridge and Son" en Wiltshire (sur de Inglaterra).

Entre los efectos que la mujer quiere vender destaca una maleta que tiene cien años y contiene ropa que el pueblo de Nueva York donó a los supervivientes del desastre que arribaron a esa ciudad.

También se ofrecerán al mejor postor varias cartas de indemnización enviadas a la madre de Milvina Dean por el Fondo de Alivio del Titanic.

La anciana espera recaudar unas 3.000 libras (unos 3.850 euros o 5.100 dólares) que empleará en el pago de sus facturas de la residencia.

Los objetos ya han suscitado el interés del Nomadic Charitable Trust, una organización benéfica de Belfast (Irlanda del Norte) encargada de la restauración del barco "SS Nomadic", que transbordó pasajeros hasta el Titanic antes del fatídico viaje.

Desde el Trust, Ronan Corrigan afirmó que resulta "muy triste" que la señora Dean deba deshacerse de sus pertenencias, pero esa institución pujará para impedir que un coleccionista privado compre los lotes y los "guarde en una caja donde no puedan contemplarse".

De la familia de la anciana, que tomó el transatlántico para emigrar a Kansas (EEUU), se salvaron ella, su hermano y su madre, si bien su padre murió en la tragedia.

Milvina Dean y sus familiares tuvieron más suerte que las 1.523 personas que perdieron la vida cuando el Titanic, bautizado paradójicamente como el "insumergible", colisionó contra un iceberg y se hundió el 14 de abril de 1912 al sur de Terranova (Canadá).