lunes, 20 de octubre de 2008

Fed alerta sobre una larga desaceleración

WASHINGTON | AFP


El presidente de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), Ben Bernanke, advirtió este lunes que el país enfrenta una prolongada desaceleración económica, mientras expertos estiman que la crisis financiera podría impulsar el desempleo mundial a un máximo histórico en 2009.

La advertencia de Bernanke, realizada sólo horas después de que China e India anunciaran una desaceleración de su crecimiento económico, empañó el buen desempeño de las bolsas mundiales, que parecen estar tocando fondo tras sus recientes desplomes.

En medio de nuevas malas noticias en la banca, Suecia se convirtió en el último país en apoyar su sector financiero con un plan por 1,5 billones de coronas (152.200 millones de euros, 206.100 millones de dólares).

En un franco discurso ante un comité legislativo, Bernanke indicó que el consumo está cayendo, la confianza está en baja y el mercado inmobiliario está deprimido.

"La desaceleración del gasto y de la actividad abarca a la mayoría de los grandes sectores", estimó el presidente de la Fed.

"Con una economía que será probablemente débil durante varios trimestres y un cierto riesgo de desaceleración prolongada, parece apropiado que en el contexto actual el Congreso considere un paquete fiscal", afirmó Bernanke.

China e India confirmaron el lunes que no son inmunes a la crisis al anunciar un ritmo de crecimiento menor al esperado para el tercer trimestre.

China anunció que el crecimiento cayó a menos de dos dígitos por primera vez en cuatro años. El PIB chino se desaceleró a 9% interanual en el tercer trimestre, según el gobierno debido a "factores de incertidumbre y volatilidad en el clima económico internacional".

El fabricante chino de electrodomésticos Bailingda cerró sus instalaciones de Shenzhen (sur), lo cual condujo a la pérdida de 1.500 empleos.

India anunció por su lado su peor tasa de crecimiento desde 2005 en el tercer trimestre, a 7,9% interanual. "Debemos prepararnos para una desaceleración temporaria de la economía india", declaró el primer ministro, Manmohan Singh, ante el parlamento.

En Ginebra, el director general de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), el chileno Juan Somavía, advirtió que la crisis financiera puede dejar en la calle a 20 millones de personas en todo el mundo para fines de 2009.

"El número de desocupados (en todo el mundo) podría pasar de 190 millones en 2007 a 210 millones a fines de 2009" e incluso ser mayor si la crisis se agrava, dijo Somavía.

Pese a las sombrías perspectivas económicas para Europa, Asia y Estados Unidos, las bolsas registraban alzas tras los desplomes de las semanas anteriores.

Hacia las 16:25 GMT, el principal índice de la Bolsa de Nueva York, el Dow Jones, subía un 1,60%, mientras el Nasdaq de los valores tecnológicos progresaba un 1,06% y el más amplio Standard & Poor's 500 ganaba un 2,12%.

En Europa, la Bolsa de Londres cerró en fuerte alza de 5,41%, París de 3,56% y Fráncfort de 1,12%. La Bolsa de Madrid ganó un 2,99%.

En Latinoamérica, la Bolsa de Sao Paulo progresaba un 3,93% y México un 2,04%, mientras Buenos Aires caía un levísimo 0,06%.

Los inversores fueron en parte alentados por la decisión de la Unión Europea y Estados Unidos anunciada el fin de semana de celebrar una serie de cumbres para fortalecer el sistema financiero internacional, pero también aprovechaban las gangas tras varios derrumbes bursátiles recientes.

En Asia, la Bolsa de Tokio cerró en alza de 3,59%, Hong Kong progresó un 5,3%, Seúl ganó un 2,3% y Shanghai subió un 2,25% pese a la noticia sobre la desaceleración del crecimiento económico chino. La Bolsa de Sídney ganó un 4,3% al cierre.

Los gobiernos han inyectado miles de millones de dólares en bancos en problemas en las recientes semanas, mientras los bancos centrales han inyectado enormes cantidades de efectivo en los mercados monetarios en un esfuerzo por mantener el flujo del crédito e impedir un colapso del sistema financiero.

Holanda anunció el domingo un rescate de 13.400 millones de dólares para ING, uno de los mayores bancos del mundo, que el viernes anunció pérdidas estimadas por 500 millones de euros (675 millones de dólares) en el tercer trimestre.