miércoles, 24 de septiembre de 2008

El joven finlandés planeó la masacre durante seis años

KAUHAJOKI, Finlandia (Reuters) - El estudiante que el martes mató a tiros a 10 personas y luego se suicidó llevaba planeando la masacre desde 2002, inspirándose en sucesos como el tiroteo en el instituto estadounidense de Columbine, según la policía.

"En su casa había una nota que decía: 'Siempre quise asesinar a tanta gente como fuera posible'", declaró el miércoles en una rueda de prensa Jari Neulaniemi, de la Oficina Nacional de Investigación.

Matti Saari, de 22 años, mató a nueve estudiantes - ocho chicos y una chica - y un profesor en una escuela de viajes y hospitalidad al día siguiente de ser interrogado por la policía sobre los vídeos que colgó en Internet en los que aparece disparando y amenazando al espectador.

La masacre fue un espantoso recordatorio para los finlandeses de lo ocurrido en noviembre del año pasado, cuando el joven de 18 años Pekka-Eric Auvinen mató a tiros a ocho personas antes de suicidarse en un instituto de la localidad de Jokela, cerca de Helsinki.

El investigador jefe de la policía, Jai Neulaniemi, dijo a Reuters que "es muy probable" que ambos hubieran estado en contacto.

"No tenemos esa información ahora mismo, pero no sería una sorpresa si averiguáramos eso", afirmó.

Saari compró su pistola en Jokela hace menos de 11 meses. Auvinen, al igual que Saari, publicó vídeos amenazantes en la página de Internet Youtube. También se pegó un tiro en la cabeza y murió posteriormente en el hospital.

"Parece ser un joven con dos caras: un chico silencioso en el colegio, pero llevaba otra vida en su apartamento en el hostal con el ordenador", dijo Tapio Varmola, director de la Universidad de Seinanajoki de Ciencias Aplicadas que administra el centro de Kauhajoki donde estudiaba Saari.

Varmola indicó a Reuters que no conocía personalmente al autor del tiroteo, pero que estaba en el edificio cuando comenzó a oir gritos en el piso de abajo. Los estudiantes, profesores y familiares que se reunieron el miércoles siguen conmocionados, agregó.

Los estudiantes estaban en una clase haciendo un examen cuando Saari abrió fuego con una pistola Walther del calibre 22. También disparó a los policías y a los servicios de rescate, pero los agentes no devolvieron el fuego.

Todas las víctimas mortales salvo una quedaron tan quemadas por los incendios desatados por Saari que la policía dijo que tendrán que hacer las identificaciones con pruebas de ADN y placas dentales.

ESTUDIAN CAMBIAR LA LEY

El país lloraba el miércoles a los muertos y las banderas ondeaban a media asta, mientras los finlandeses se preguntaban si no ha llegado el momento de restringir la posesión privada de armas.

Los medios finlandeses se fijaron en las similitudes entre ambos tiroteos, incluyendo el uso de jactanciosos vídeos en Youtube y el mismo calibre de pistola.

También hablaron de por qué la policía, alertada de los vídeos de Saari, pudo interrogarle el lunes pero no confiscarle la pistola, y cómo consiguió el arma en primer lugar.

El martes, el primer ministro, Matti Vanhanen, dijo que Finlandia debería considerar prohibir totalmente la posesión privada de pistolas. La posesión de armas en Finlandia está entre las más altas del mundo, pero los niveles de criminalidad son bajos.