lunes, 28 de julio de 2008

Carla Bruni se ve más como Jackie Kennedy que como la típica esposa francesa

NUEVA YORK | AFP


La primera dama de Francia Carla Bruni-Sarkozy dijo que aspira más a la imagen moderna de Jackie Kennedy que a una figura conservadora como la de la esposa del general Charles De Gaulle.

"Ella era tan joven y tan moderna, y por supuesto inconscientemente yo me proyectaría más como Jackie Kennedy que por ejemplo como la señora De Gaulle, que sería la clásica esposa francesa, detrás de su marido", dijo Bruni.

En una entrevista con la revista Vanity Fair, la primera dama comentó: "Hay una foto de la señora De Gaulle sirviéndole la sopa al marido. Yo a veces le sirvo la sopa a mi marido, pero no me dejaría fotografiar de esa manera".

La cantante y ex modelo italiana de 40 años aseguró además que acepta sin problemas el pasado amoroso de Nicolas Sarkozy, que espera tener un hijo con él y que le gustaría hacerse amiga de su ex esposa, Cecilia Attias.

En el largo artículo que saldrá a la venta el miércoles, Vanity Fair presenta un retrato de la primera dama y explora su relación con su marido presidente a través de una extensa entrevista y el testimonio de allegados.

"No creo en cortar a la gente de su pasado. Eso no da fuerza, sólo da soledad", dijo Carla Sarkozy-Bruni a la revista norteamericana que la entrevistó y la fotografió en el palacio presidencial del Elíseo en París.

"Me encantaría reunirme con Cecilia y almorzar con ella, pero creo que ella no está lista, y Nicolas no lo está. Ellos siguen ardiendo por su amor, lo cual prueba que tuvieron un amor muy fuerte", señaló.

"Me gustaría tener hijos con Nicolas. Espero poder, si soy lo suficientemente joven. Sería un sueño. Si viene, seré la persona más feliz del mundo, pero si no viene, no voy a tentar el diablo", agregó. "Si la vida no me da otro niño, bueno, ya me ha dado tantas cosas".

Así como acepta el pasado afectivo de su marido de 53 años, dijo que su experiencia como modelo "top", que la hizo posar desnuda frente al objetivo de los grandes fotógrafos del mundo de la moda, no parece molestar al presidente.

Relata que una vez mientras le mostraba sus fotos le advirtió que la publicación de sus desnudos podría tener otro impacto ahora que es primera dama. "Me dijo, 'Oh, me gusta esta, ¿Puedo tener una copia?'".