martes, 26 de febrero de 2008

Siemens quiere recortar 3.800 empleos en todo el mundo (fuente eluniverso.com seccion internacionales )

FRANCFORT, Alemania | EFE


El grupo tecnológico alemán Siemens quiere recortar 3.800 empleos en todo el mundo en su división de telecomunicaciones (SEN) para sanearla y venderla o encontrar un socio.

Según informó este martes Siemens, la compañía prevé reducir 2.000 puestos de trabajo en Alemania, en la central y en otras funciones administrativas y de apoyo de su filial de telecomunicaciones.

Al mismo tiempo, Siemens quiere traspasar a empresas externas otros 3.000 empleos, de ellos 1.200 están en Alemania.

"Esta reducción (de empleos) se hará naturalmente de la manera más respetuosa posible" con a las leyes laborales, dijo el responsable de Finanzas, Joe Kaeser, en una rueda de prensa en Múnich.

El grupo quiere evitar problemas sociales en su separación de la división de telecomunicaciones, por lo que la creación de una sociedad de transferencia de empleo será una medida importante, agregó.

Siemens quiere traspasar a un socio su división de telecomunicaciones "exenta de deudas" y con sus finanzas equilibradas, aseguró el ejecutivo.

"No habrá un segundo BenQ", dijo Kaeser, en alusión a la antigua división de telefonía móvil de Siemens, que el grupo vendió al consorcio taiwanés BenQ en 2005 y que anunció su quiebra menos de un año después.

Además, la empresa intenta vender o encontrar socios para sus fábricas en Thessaloniki (Grecia) y en Curitiba (Brasil), con 270 y 470 empleados respectivamente.

La compañía alemana aseguró que también contempla la posibilidad de cerrar alguna de estas plantas.

Siemens también quiere vender los locutorios en Argentina, Chile, Colombia, Ecuador y Perú, en los que trabajan 1.100 personas y que no forman parte de las actividades principales de SEN (Siemens Enterprise Communications).

El director de Empleo y Recursos Humanos de Siemens, Siegfried Russwurm, dijo en un comunicado que "queremos iniciar las negociaciones inmediatamente con los representantes de los trabajadores en Alemania".

"Esperamos concluir las conversaciones lo antes posible para proporcionar a los empleados la mayor seguridad sobre su futuro", añadió Russwurm.

Las medidas de personal forman parte de un conjunto de actividades con las que Siemens quiere transformar su división de telecomunicaciones en un productor de software y soluciones.

Ahora la compañía germana desea expandirse en mercados de crecimiento como Rusia y China.

Siemens abandonará la producción propia en su unidad de telecomunicaciones SEN y para ello venderá o encontrará un socio en su fábrica alemana de Leipzig (este del país), que actualmente tiene 530 empleados, y en la división de cables de telecomunicaciones con 60 trabajadores.

Al mismo tiempo, el grupo alemán trata de traspasar a una compañía externa del sector de tecnología de la información 570 empleados de ventas directas a clientes de sistemas pequeños y medianos, según Siemens.

La empresa añadió que "este cambio permitirá al canal de ventas ofrecer en el futuro una cartera de productos más amplia de manera que los clientes tengan todas las soluciones de una única fuente".

En la Bolsa de Fráncfort, las acciones de Siemens subían hacia las 11:45 GMT un 2,4%, hasta 90,49 euros.