martes, 26 de febrero de 2008

Inaugurada en pleno Ártico, un "Arca de Noé vegetal

LONGYEARBYEN, Noruega | AFP


"Un Arca de Noé vegetal" que albergará semillas de los principales cultivos comestibles fue inaugurada este martes en pleno corazón del Artico, en territorio noruego, con el objetivo de garantizar la supervivencia de una serie de especies esenciales.

Esta reserva de semillas que costó seis millones de euros, invertidos por Noruega, podrá contener hasta 4,5 millones de muestras, el doble de las variedades existentes, según el Fondo Mundial para la Diversidad de los Cultivos (GCDT), impulsora del proyecto.

Sus propósitos son numerosos: proteger la diversidad vegetal del cambio climático, de las catástrofes naturales y de la acción del hombre y de las guerras.

Cavada en una montaña del archipiélago noruego de Svalbard, este "Arca de Noé vegetal", será inaugurada por la militante ecologista keniana y premio Nobel de la Paz, Wangari Maathai, y por el primer ministro noruego, Jens Stoltenberg.

En presencia también del presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, Maathai y Stoltenberg depositarán simbólicamente granos de arroz en una de las tres cámaras frías del depósito bajo alta seguridad, a tan sólo un millar de kilómetros del Polo Norte.

Rodeada por enormes paredes de cemento y una puerta blindada, con alarma y sensores para detectar la presencia de los osos polares, esta "cámara del día del juicio final" fue construida a 130 metros por encima del nivel del mar, para evitar una inundación si los glaciares de Groenlandia o el Artico se derritieran por el calentamiento del clima.

La estructura de cemento también fue construida para resistir un ataque con misiles o la caída de un avión.

Actualmente existen más de 200.000 variedades de arroz o de trigo, pero esta diversidad está desapareciendo con rapidez, debido a las enfermedades, el cambio climático o las actividades del hombre.

A modo de ejemplo, baste decir que en 1949 en China, los granjeros veían crecer más de 10.000 variedades de trigo. Veinte años después, quedaban solamente unas mil.

Según la GCDT, la diversidad genética es indispensable para preparar cultivos resistentes a las enfermedades, más nutritivos, que consuman menos agua y abono, y que sean capaces de adaptarse al calentamiento climático.

La nueva reserva de semillas también será una suerte de red de seguridad, que en condiciones óptimas recibirá a 18 grados bajo cero duplicados de semillas ya almacenadas en alguno de los 1.400 bancos de genes que existen en el mundo.

Los Estados y las instituciones seguirán siendo dueños de sus granos y podrán recuperar muestras si un cultivo desapareciera en su medio natural.

El archipiélago de Svalbard tiene una superficie dos veces superior a la Bélgica y una población de 2.300 habitantes. Paradójicamente, allí no crece nada.

Por esa razón se lo ha considerado el lugar ideal: aislado pero accesible, frío todo el año y .... políticamente estable.