viernes, 15 de febrero de 2008

El sobrepeso y la obesidad aumentan el riesgo de padecer cáncer (fuente lavanguardia.es)

En el caso de los hombres, un incremento de 5 puntos en el IMC eleva hasta el 52 por ciento las posibilidades de padecer cáncer de esófago.

Londres. (EFE).- Las personas con obesidad o sobrepeso tienen mayor riesgo de padecer alguno de los cánceres más comunes, como el de esófago, riñón, tiroides o colon, según revela un estudio publicado por la revista 'The Lancet' en su último número.

Un exceso en el índice de masa corporal tanto en las personas con sobrepeso como en las obesas representa un factor de riesgo importante a la hora de contraer algunos de los cánceres más comunes.

La investigación, llevada a cabo por un equipo de la Universidad de Manchester y del Christie Hospital NHS Foundation Trust y liderado por el doctor Andrew Renehan, se basa en la compilación de diversos estudios previos que proveyeron a los investigadores con una muestra de 282.137 casos.

El nivel de asociación entre el exceso de IMC y el cáncer varía, sin embargo con relación al sexo o al grupo étnico, y dependiendo también del tipo de cáncer de que se trate. En el caso de los hombres, un incremento de 5 puntos en el IMC eleva hasta el 52 por ciento las posibilidades de padecer cáncer de esófago, hasta el 33 por ciento las de padecer cáncer de tiroides y en un 24 por ciento los cánceres renales y de colon.

En las mujeres, el mismo incremento de 5 puntos en el IMC se traduce en un aumento del 59 por ciento de posibilidades de tener cáncer de útero y de vesícula biliar, mientras que el de esófago tiene un 51 por ciento más de probabilidades de manifestarse en el organismo de la mujer y el de riñón un 34 por ciento.

En cuanto a las diferencias entre los grupos étnicos, la asociación entre un IMC elevado y las probabilidades de padecer cáncer son similares en los estudios llevados a cabo en los Estados Unidos, Europa y Australia, aunque la población de Asia-Pacífico presenta una mayor asociación entre el incremento del IMC y el cáncer de mama, tanto el pre-menopáusico como el post-menopáusico.