viernes, 15 de febrero de 2008

EE.UU. promete pagar cualquier daño causado por restos de satélite

GINEBRA, Suiza | REUTERS


Estados Unidos prometió este viernes compensar a cualquier país si cae en su territorio restos de un antiguo satélite espía estadounidense que el Pentágono planea derribar.

Christina Rocca, embajadora estadounidense para la Conferencia sobre el Desarme, dijo que si fracasan los esfuerzos por impactar el satélite con un misil mientras aún está en el espacio, se prevé que hará un "un reingreso no controlado a la atmósfera de la Tierra aproximadamente el 6 de marzo."

El satélite transporta más de 454 kilogramos de combustible hidracina, y podría liberar gran parte del mismo como un gas tóxico, según el segundo asesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, James Jeffrey.

"Tenga éxito o fracase la operación, Estados Unidos está preparado para ofrecer asistencia a los gobiernos para mitigar las consecuencias de cualquier impacto de restos de satélite en sus territorios," aseveró Rocca a la Conferencia sobre Desarme.

Ello se realizará de acuerdo a un tratado de 1972 sobre responsabilidad internacional por daños causados por objetos espaciales, que Estados Unidos ratificó, agregó.

Funcionarios estadounidenses dijeron el jueves que el presidente George W. Bush decidió que la Marina derribe el satélite de 2.270 kilogramos con un misil táctico modificado, luego de que asesores de seguridad sugirieron que su reingreso a la Tierra podría causar víctimas.

Rocca afirmó al foro de 65 estados miembros que se elegiría el momento del impacto para "maximizar las posibilidades de dar en el tanque de combustible y asegurar que los restos reingresen rápidamente (a la atmósfera) y no representen un peligro a satélites y operaciones espaciales pacíficas".

Washington intentará minimizar las posibilidades de que cualquier resto impacte una zona poblada.