viernes, 20 de julio de 2007

Lindsay Lohan se entregó a las autoridades

California, AP

Lindsay Lohan se entregó a las autoridades para enfrentar cargos por conducir bajo la influencia de sustancias en relación con un accidente automovilístico del que se dio a la fuga en mayo y por el que acudió a un centro de rehabilitación.

Acompañada por su abogado, la actriz de 21 años se presentó en el Departamento de Policía de Beverly Hills la tarde del jueves para que le tomaran sus huellas dactilares y fotografía, dijo el agente Brian Ballieweg.

Al momento del choque, durante el fin de semana largo del Día de los Caídos en Guerra, Lohan tenía un nivel de alcohol en la sangre superior al límite legal para manejar en California, de 0,08 por ciento, indicó Ballieweg, sin revelar qué tan alto fue.

También enfrenta un cargo menor por haberse dado a la fuga, añadió.

Lohan fue liberada sin fianza y tendrá que comparecer en un tribunal el 24 de agosto.

Su publicista no respondió de inmediato un mensaje la mañana del viernes.

Lohan y otros dos adultos viajaban en su Mercedes SL-65 del 2005 cuando ella perdió el control del vehículo y chocó contra una acera y unos arbustos en el Sunset Boulevard el 26 de mayo, dijo la policía.

La estrella de ``Mean Girls'' subió a otro automóvil en el que fue trasladada a un hospital en Century City por lesiones menores, agregaron las autoridades. Sus acompañantes no resultaron heridos.

La policía recibió una llamada sobre el accidente y rastreó a Lohan hasta el hospital.

Este fue su segundo intento del año por superar su abuso de sustancias. En enero reveló que ya había buscado ayuda por esta causa.