martes, 25 de agosto de 2009

Llop empieza a hacer sus cálculos para evitar el descenso a la serie B

Los canarios tienen seis partidos pendientes y un total de 18 puntos en disputa. El equipo ocupa la penúltima casilla de la tabla acumulada con 32 unidades.

El empate 1 - 1 del domingo pasado frente a El Nacional en el estadio Monumental aumentó en Barcelona el riesgo de descender a la serie B del Campeonato.

En esta segunda etapa del torneo Nacional, los canarios se encuentran en el último lugar del grupo A (entre seis equipos) con 6 puntos y en la tabla acumulada suman 32 unidades. Por eso se mantienen en zona de descenso.

A los toreros le restan 6 partidos, es decir 18 puntos en disputa. Según el técnico argentino Juan Manuel Llop “Barcelona no va a descender de categoría”, y basa su afirmación en sus propios cálculos. “Tenemos que ganar los 9 puntos que disputaremos en nuestro estadio y luego pensar en sacar por lo menos 4 puntos en condición de visitantes”. Eso dijo después del partido con El Nacional, pasadas las 20:00.

Barcelona jugará en su estadio con el D. Cuenca, Emelec y Liga de Portoviejo. Como visitante lo hará con El Nacional, Macará y Liga de Quito, según el calendario.

Para el presidente de la Comisión de Fútbol del club, Alfonso Harb, “aún no hay que hablar de descenso pese a que la situación es complicada. Los partidos que restan hay que enfrentarlos como verdaderas finales”.

Pero esos no serán los únicos rivales de Barcelona en esta serie de revanchas que iniciará el próximo fin de semana. También será su propia hinchada, la misma que mostró inconformidad con los jugadores, dirigentes y cuerpo técnico, durante y después del cotejo ante el equipo militar.

En la suite 230 oeste se observó un cartel con la leyenda “Fuera Maruri” (en alusión al directivo Eduardo Maruri). Esa frase fue repetida por los hinchas -que no celebran un título en 11 temporadas- a la salida del estadio.

Las silbatinas matizaron todo el compromiso y al final los jugadores tuvieron que entrar al camerino con protección de la Policía para que los objetos que caían de las gradas no los impacten.

Así como ahora, el descenso a la Serie B también acechó a los amarillos en 2000. En esa ocasión, Luis ‘Chino’ Gómez se endosó el apelativo de ‘héroe’ con el gol del triunfo frente a Macará, 3 minutos antes del final del juego, en el estadio Bellavista de Ambato.

El técnico era el argentino Rubén Darío Insúa y su asistente Jimmy Montanero. El equipo no solo atravesaba por una crisis futbolística sino también una económica e institucional.

La dirigencia encabezada por Jorge Bejarano, en esa ocasión, “le debía tres meses de sueldos a la plantilla. No había dinero para costear las concentraciones”, recuerda el ex jugador Luis Gómez.

Según el ‘Chino’, algunos jugadores faltaban a los entrenamientos debido a que no tenían dinero para trasladarse al estadio.

Cuando faltaban cinco partidos para que termine el Campeonato, los jugadores se preocuparon por salvar la categoría. Para eso decidieron estar concentrados 17 días hasta el final del torneo. Luego les pagaron los sueldos.