martes, 30 de junio de 2009

Cantante peruano habría mandado asesinar a colega y amante

Un hombre que confesó hoy haber asesinado a la popular cantante peruana de música folclórica Alicia Delgado dijo que lo hizo por encargo de otro gran ídolo de la música peruana, Abencia Meza, ex amante de la fallecida.

Lima, DPA

Un hombre que confesó hoy haber asesinado a la popular cantante peruana de música folclórica Alicia Delgado dijo que lo hizo por encargo de otro gran ídolo de la música peruana, Abencia Meza, ex amante de la fallecida.

El anuncio fue hecho por el jefe de Criminalística de la Policía, el general Eusebio Félix, quien aclaró que todavía falta confirmar la veracidad de los dichos de Pedro Mamanchura, guardaespaldas de Delgado.

Por lo pronto, se ignora el paradero de Meza, de 35 años, quien había sido hospitalizada el sábado después de que sufriera un colapso nervioso durante el sepelio de su amiga.

El hecho que estremece a la farándula peruana estalló el jueves, cuando Delgado, de 50 años, fue hallada asesinada en el departamento de su hijo. La "Princesa de Folclor" había sido apuñalada y ahorcada, según determinaron los forenses.

Las sospechas apuntaron de inmediato a Meza por su carácter violento, pero sin indicios que las sustentaran. Las dos mujeres habían protagonizado un escándalo mediático reciente, cuando Delgado fue brutalmente golpeada por su compañera, por lo que decidió romper la relación frente a las cámaras de televisión.

Las investigaciones policiales apuntaron como posible autor material a Mamanchura, de 34 años, quien fue capturado el lunes en la frontera con Ecuador cuando aparentemente iba a fugar del país. Mamanchura, según el relato de Félix, afirmó que él trabajaba para Delgado como "infiltrado" de Meza, debido a sus celos.

Supuestamente, la "Princesa" había iniciado una relación sentimental con un hombre, lo que motivó la golpiza y el posterior asesinato. El confeso asesino dijo que Meza le pagó para que cometiera el crimen y huyera.

Tras el hallazgo de Delgado, su amiga, sumamente abatida, desfiló por diversos programas y señaló al guardaespaldas como el principal sospechoso.

Delgado y Meza, ídolos de multitudes en el Perú, sobre todo en los estratos sociales más humildes, vieron incrementar aún más su popularidad cuando desde años atrás iniciaron una relación y se convirtieron en una pareja de gran presencia mediática.

Hasta entonces, Delgado llevaba una vida heterosexual, a diferencia de su compañera, quien no sólo admite claramente su orientación, sino que además tiene modales masculinos y se precia de su fortaleza física y su destreza con armas de fuego. El hecho ha tenido en vilo al país desde la semana pasada y ha desplazado en las informaciones a temas de supuesto mayor impacto social.