martes, 5 de mayo de 2009

¿Qué es y qué alimentos ayudan a combatirlo?

Batalla al colesterol

Cuando el colesterol malo se encuentra en exceso en la sangre contribuye al endurecimiento y al taponamiento de las arterias. Para mantenerlo a raya hay que disminuir el consumo de grasas y el cigarrillo e incrementar la actividad física y las ingesta de pescados.

El colesterol es un lípido necesario para la vida, que según sea transportado por lipoproteínas de baja densidad (LDL) o de alta densidad (HDL) se lo distingue como "malo" o "bueno", debido a que mientras las primeras tapan las arterias, las segundas las limpian.

El colesterol es un precursor de la vitamina D y su función es la de componer las membranas celulares, estabilizar las células (en particular, neuronas y nervios) y formar hormonas (estrógenos y testosterona).

Pero por encima de 200 mg/dl (sumatoria del colesterol bueno y el malo), pone a la persona en riesgo de sufrir enfermedades del corazón, ya que daña las arterias.

El llamado colesterol malo es transportado por las LDL: cuando se encuentra en exceso, es decir, más de 100 mg/dl, es promotor de aterosclerosis (el progresivo endurecimiento y taponamiento de las arterias). Lo incrementan las grasas saturadas, las grasas trans, el cigarrillo, la presión alta y la diabetes.

El llamado colesterol bueno circula unido a las HDL, cuya función primordial es remover el exceso de LDL de la pared arterial. Valores mayores a 50 mg/dl son considerados protectores de la enfermedad cardíaca.

Treinta minutos de actividad física al día, 5 veces a la semana, y la ingesta habitual de pescados de mar de aguas profundas, incrementa los niveles de esta lipoproteína protectora.

Ricardo Iglesias, presidente de la Sociedad Argentina de Cardiología, dijo que también "los fitosteroles han demostrado disminuir la absorción intestinal de colesterol malo. Están presentes en mínimas cantidades en vegetales, y en dosis mucho más elevadas en productos lácteos enriquecidos o funcionales", señaló.

Pero "hay quienes, inclusive realizando actividad física y siguiendo una dieta saludable, no logran mantener los niveles de colesterol dentro de lo recomendable; en estos casos hay que adoptar un tratamiento farmacológico, que deberá ser indicado por un especialista y que el paciente deberá seguir responsablemente", agregó.