viernes, 15 de mayo de 2009

EE.UU. terminará en julio sus tareas antinarcóticos desde Ecuador

La embajada de Estados Unidos señaló de “manera voluntaria” también decidió dejar casi el 40% de su mobiliario en la Base de Manta.

Quito, AP

Militares estadounidenses que desde hace 10 años realizan operaciones antinarcóticos usando una base aérea ecuatoriana terminarán en julio sus tareas, luego que el gobierno decidiera no renovar un convenio binacional, informó hoy la embajada de Estados Unidos.

La misión diplomática emitió un comunicado con declaraciones de la embajadora Heather Hodges, en que ella resalta que “Ecuador ha contribuido de manera importante a los esfuerzos antinarcóticos de la región al acceder a ser el anfitrión del FOL”.

El FOL (por sus siglas en inglés) es un puesto de operaciones de avanzada que funciona desde 1999 en la base aérea de Manta, en la costa central ecuatoriana.

Según el comunicado, a través de la década de operaciones de ese puesto se ha logrado impedir el tránsito “de 1 758 toneladas métricas de cocaína, con un valor de venta en las calles de 35 000 millones de dólares y ha contribuido a que se realicen 3.011 detenciones” de personas vinculadas al tráfico de drogas.

En el documento de prensa, la embajada estadounidense indicó que está programado terminar las tareas antinarcóticos en julio, y para septiembre está prevista la transferencia oficial de sus instalaciones, que incluyen edificios, bodegas, hangares y rampas para aviones, entre otros elementos.

El gobierno de Estados Unidos de “manera voluntaria” también decidió dejar casi el 40% de su mobiliario, dijo el informe.

El comunicado aseguró que las operaciones que se realizan desde Manta se trasladarán ``a otros lugares en el hemisferio occidental'' sin precisar dónde pero dijo que ``se están considerando una variedad de opciones''.

Aviones estadounidenses han operado desde Manta, 260 kilómetros al suroeste de Quito, gracias al convenio de 10 años suscrito en 1999 y que vence en noviembre.

El gobierno del presidente Rafael Correa, que se define como un ``cristiano de izquierda'', decidió no renovar el acuerdo aduciendo defensa de la soberanía ecuatoriana.

En la nueva Constitución aprobada en referendo en septiembre se prohibe la presencia de fuerzas extranjeras en el país.

Entre 200 y 250 efectivos norteamericanos trabajan en la base desde donde despegan los aviones equipados con alta tecnología que detectan operaciones ilícitas para el transporte de droga.

En la Base de Manta funciona conjuntamente una división de la fuerza aérea ecuatoriana, el aeropuerto civil y el puesto de operación de los estadounidense.