jueves, 14 de mayo de 2009

Controversia en Uruguay por homosexuales en fuerzas armadas

La decisión del gobierno del presidente Tabaré Vázquez de poner fin a la prohibición del ingreso de homosexuales a las fuerzas armadas atrajo el jueves alguna controversia en círculos políticos.

Montevideo, AP

La decisión del gobierno del presidente Tabaré Vázquez de poner fin a la prohibición del ingreso de homosexuales a las fuerzas armadas atrajo el jueves alguna controversia en círculos políticos.

Vázquez, quien el jueves participó en los festejos de la Independencia de Paraguay en Asunción, confirmó que ya “entró en vigencia la autorización para que los homosexuales pudiesen servir en las fuerzas armadas”.

“El estado no hace discriminaciones de los ciudadanos por su condición política o por su opción sexual”, acotó Vázquez ante periodistas.

El diputado del oficialista Frente Amplio, el tupamaro Luis Rosadilla, sostuvo a la prensa que
“en las fuerzas armadas hay muchos homosexuales, que siempre los hubo y eso nunca causó problemas”.

El senador del opositor partido Nacional, Gustavo Penadés, advirtió que lo que “está en juego es la privacidad de la vida de la gente, sobre la que el estado no debe, ni puede interferir o entrometerse jamás”.

Sin embargo, consideró que hay un “tema de funcionamiento de los servicios militares que debe ser debidamente atendido por la particularidad de los mismos”.

“Hay que trabajar con un concepto moderno, sin prejuicios, pero atendiendo también a las particulares características que tienen las Fuerzas Armadas y a los valores que representan y defienden”, agregó.

El subscretario de Defensa, Jorge Menéndez, confirmó el decreto que modifica reglamentos anteriores de los años ochenta.

Menéndez destacó que “es una resolución política de este ministerio de actuar sobre el tema de la discriminación, para eliminar la discriminación sobre la opción sexual en el ingreso de las escuelas de oficiales”.

Agregó que la decisión del gobierno apunta a que la homosexualidad no sea impedimento y una persona sea descalificada para seguir la carrera militar.

Añadió que “la decisión política” fue transmitida a los tres comandantes de las fuerzas armadas.