jueves, 14 de mayo de 2009

Alvaron Colom "Me voy muerto de la Presidencia de Guatemala"

Mientras los guatemaltecos protestaban de nuevo ayer en las calles a favor o en contra de su presidente, éste aseguró que «Yo de esta casa (de Gobierno) me voy sólo muerto», en una entrevista con la agencia Efe. Álvaro Colom salía así al paso de las exigencias de que se retire del poder tras aparecer implicado en el asesinato el pasado domingo de Rodrigo Rosenberg, en el vídeo que este abogado grabó cuatro días antes de morir y que diferentes sectores consideran «auténtico».
El vicepresidente guatemalteco, Rafael Espada, rompió ayer su silencio para pedir la unidad de los guatemaltecos y afirmó que tanto él como el presidente «somos hombres de unidad, no de partido, respetuosos del Estado de Derecho, de la Constitución y de la ley». Espada, que según la Carta Magna está llamado a sustituir a Colom en caso de renuncia hasta el fin del mandato, deploró los asesinatos del empresario Jalil Mussa y su hija Marjorie, ocurridos el pasado abril, así como la del abogado de éstos, Rodrigo Rosenberg.
«Acusaciones muy serias»
Sin embargo, el vicepresidente precisó que a estas muertes les acompañaron «acusaciones directas muy serias contra personas e instituciones de gran responsabilidad». Espada se refería a que en el vídeo divulgado el pasado lunes, un día después de que Rosenberg fuera abatido a tiros cuando hacía deporte en la capital, el reputado abogado acusaba de su muerte a Colom, a la segunda esposa del gobernante, Sandra Torres, y al secretario privado de la Presidencia, Gustavo Alejos. Rosenberg señaló en su testimonio que tenía pruebas de la participación del presidente y sus colaboradores en el asesinato de Jalil Mussa y su hija. Este empresario, miembro de la junta directiva del Banco de Desarrollo Rural (Banrural), se negó a encubrir los negocios ilegales y millonarios que se negocian día a día» en esa entidad de capital mixto, en los que participaba la primera dama con el conocimiento de su marido, denunció el abogado en la grabación realizada por un conocido periodista guatemalteco.
El presidente socialdemócrata apuntó en la entrevista que las acusaciones forman parte de «un plan planificado». «Yo no he asesinado a nadie, yo no soy narcotraficante y nunca he hecho componendas contra la oposición —dijo— la verdad sobre el asesinato de Rosenberg se va a encontrar». Álvaro Colom afirmó también que no conoció a Rodrigo Rosenberg, sobre el que sabe que «era una buena persona. honorable». Sin embargo dijo desconocer «los móviles que le llevaron a grabar el vídeo, pero es evidente que forma parte de un plan».
Durante la campaña para las elecciones presidenciales de 2007, Colom fue acusado de supuestos vínculos con el narcotráfico. Estos tres últimos asesinatos, ocurridos con pocas semanas de intervalo, demuestran que Guatemala todavía tiene un largo camino por recorrer en su lucha contra la impunidad y la inseguridad, señalaron los observadores consultados.
Carlos Castresana
El Ministerio Público (Fiscalía), acompañado por la Comisión Internacional Contra la Impunidad (CICIG), que dirige el jurista español Carlos Castresana, y el FBI están involucrados en esta investigación. Precisamente ayer llegó a Guatemala un investigador de la agencia de EE.UU.
Tras la solicitud de Castresana de que se distancie de la investigación, Colom señaló que «sería incapaz» de pretender presionar en la investigación sobre este caso que realizan la Fiscalía y la CICIG, organismo independiente promovido por la ONU y patrocinado por 27 países amigos, entre ellos España.