lunes, 27 de abril de 2009

Brote mexicano de gripe se expande y mercados tiemblan

OMS eleva el nivel de alerta de pandemia mundial

* Muertes se elevan a 149 personas en México

* Mercados bajan por preocupaciones impacto economía

* Ciudad de México reduce actividad pública

* España anuncia caso gripe porcina; Reino Unido dos

* Casos en EEUU suben a 40 y declara emergencia sanitaria


(Actualiza con detalles, cierre de mercados)

Por Miguel Angel Gutiérrez y Adriana Barrera

MEXICO DF, abr 27 (Reuters) - Una epidemia de un nuevo tipo de influenza habría causado la muerte a 149 personas en México, mientras se expande por Norteamérica y Europa, lo que puso más cerca a la OMS el lunes de declarar la primera pandemia mundial en décadas.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) elevó a 4 desde 3 el nivel de alerta de pandemia mundial, lo que indica un incremento significativo del riesgo de contagio global, luego de que también fueron confirmados 40 casos en Estados Unidos, seis en Canadá, dos en Reino Unido y uno en España.

La última pandemia de influenza ocurrió en 1968 con la llamada "gripe de Hong Kong", que cobró la vida de cerca de un millón de personas en todo el mundo.

Los mercados mundiales se desplomaron por temor a que el brote agrave la ya profunda crisis global.

En lugares tan distantes como Francia, Israel, Escocia y Nueva Zelandia, y otros más cercanos como Guatemala, Costa Rica, Colombia y Perú, se estudian posibles contagios, mientras que Estados Unidos declaró una emergencia sanitaria pública.

Gobiernos de todo el mundo tomaron medidas y recomendaron a sus ciudadanos reforzar las medidas de higiene para evitar la propagación de la gripe. Algunas naciones incluso establecieron inspecciones especiales en sus aeropuertos.

Las autoridades de México informaron el lunes de 149 fallecidos hasta el momento, la mayoría personas entre 20 y 50 años, por cuadros de influenza grave en el país, que se sospecha podrían estar relacionados con la gripe porcina.

Las muertes confirmadas por la enfermedad ocurrieron en 10 estados del territorio mexicano. Pero en todo el país había más casos que se sospecha podrían ser de la nueva cepa de influenza, según el secretario de Salud, José Angel Córdova.

"Debemos reconocer que estamos en el momento más álgido de la epidemia y que el número de casos se seguirá incrementando", advirtió el funcionario en rueda de prensa.


RIESGO DE PANDEMIA

La nueva cepa de influenza, una mezcla de varios virus de porcinos, aves y humanos, representa el mayor riesgo de pandemia desde que surgió la gripe aviaria en 1997, que entonces causó la muerte a varios cientos de personas.

No existe una vacuna contra esta cepa y crear una -según Córdova- podría tardar seis meses, pero el virus es tratable con antivirales, de acuerdo con las autoridades.

"Vine a rezarle a la Virgen para que nos ayude, para que esto se acabe rápido. Parece que esto se está esparciendo muy rápido", dijo Romina Guzmán, de 46 años, en el altar de la Virgen de Guadalupe dentro de la Catedral de la capital mexicana, donde miles de personas caminaban con mascarillas.

El virus golpeaba a los mercados financieros: La bolsa mexicana se desplomó un 3.34 por ciento y el peso se depreció un 4.53 por ciento.

"La paralización parcial del país no va ayudar mucho a la economía ya debilitada", dijo un operador cambiario en México, que hasta ahora ha sido el país más golpeado por la crisis global por sus fuertes lazos comerciales con Estados Unidos.

El brote de influenza también hizo caer los precios de acciones en los mercados bursátiles de Asia, golpeó a los precios del petróleo y llevó a muchos inversionistas a mover su dinero a instrumentos considerados más seguros.

La cadena de cafeterías Starbucks dijo el lunes que cerrará 10 tiendas en la Ciudad de México luego de que uno de sus empleados comenzó a ser atendido por síntomas de influenza.


TRABAJANDO COMO TODOS LOS DIAS

En la populosa capital mexicana millones de personas se recluyeron el fin de semana en sus casas, cerraron parques, museos, bares, estadios e iglesias.

El domingo incluso la Iglesia sacó a las calles de la capital mexicana al Cristo de la Salud en una procesión que no realizaba desde hacía al menos un siglo y medio en el devoto México, desde la última gran epidemia.

Y el lunes las autoridades extendieron la suspensión de clases a todo el país por 10 días.

Pero muchos mexicanos fueron a trabajar normalmente el lunes y el tráfico en la caótica ciudad de casi 20 millones de habitantes avanzaba a buen ritmo y se veían autobuses repletos de gente pese a los riesgos de contagio.

"Nadie se ha acercado. De por sí es medio flojo el trabajo y ahora menos. Está muy feo, me pongo el tapabocas para que vean que me protejo, pero ni así se acercan", dijo Heriberto Lazcano, un albañil que ofrecía sus servicios a un lado de la catedral.

El alcalde de la Ciudad de México, Marcelo Ebrard, dijo que no se tiene planeado por ahora cerrar el sistema de transporte metro, que diariamente transporta a unos cinco millones de personas, por considerarla una medida drástica que afectaría el funcionamiento de la ciudad y su economía.

Como si fuera poco con la epidemia de influenza, los mexicanos se llevaron otro susto el lunes cerca del mediodía cuando un temblor de magnitud 5.6, con epicentro cercano a la ciudad de Chilpancingo, sacudió altos edificios en la capital y llevó a evacuar a varios de ellos.

Y aprovechando la situación, tres ladrones armados usaron mascarillas quirúrgicas para esconder sus rostros y robar relojes de una tienda departamental.

Mientras tanto, la Unión Europea recomendó evitar los viajes no esenciales a áreas afectadas por la gripe porcina.

Un funcionario de Estados Unidos señaló que el país emitirá una advertencia similar a sus viajeros, algo que podría golpear a la ya desacelerada economía de México, que tiene en el turismo una de sus principales fuentes de divisas y recibe mayormente visitantes estadounidenses.

El secretario de Hacienda mexicano, Agustín Carstens, dijo en Washington que no habrá daños estructurales a la economía local por la gripe porcina sino sólo efectos "transitorios".

Especialistas temen que una pandemia cause un daño significativo a la economía mundial, ya afectada por la peor recesión vista en décadas.

(REUTERS RM PG GD SR