viernes, 13 de marzo de 2009

Inmigrantes en Galápagos deberán aprobar curso sobre conservación ambiental

La aprobación del curso será considerada como un requisito para renovar la credencial de los residentes temporales y los nuevos residentes permanentes mayores de 12 años.

Quito, EFE

Los inmigrantes que pretendan renovar su permiso de residencia en las Islas Galápagos deberán pasar un curso de inducción a la "conservación de recursos naturales, protección ambiental y desarrollo sustentable", informó hoy el Instituto Nacional Galápagos (Ingala).

El Ingala, la autoridad rectora de la planificación en el archipiélago, explicó en un comunicado que la aprobación del curso será considerada "desde ahora como requisito para renovar la credencial" de los residentes temporales y los nuevos residentes permanentes mayores de 12 años.

La realización del curso, para lo cual las autoridades de las islas dieron un plazo de un año, dura tres días y, hasta el momento, alrededor de 1.800 residentes se han capacitado, afirmó el texto.

Con el curso, se pretende que los residentes "puedan conocer cuáles son las normas de vivir en Galápagos y cómo deben actuar ante la conservación en el archipiélago", explicó a Efe Carlos Macías, responsable de comunicación del Ingala.

Por otra parte, el instituto informó de que 18 familias se han acogido al plan de retorno voluntario, promovido conjuntamente por el Instituto de Galápagos y el Ministerio de Vivienda ecuatoriano, que ofrece a los inmigrantes en las islas volver a la zona continental con ayudas gubernamentales.

Macías informó de que entre 2 000 y 3 000 inmigrantes residen sin permiso en las localidades de Galápagos ante lo cual ambas instituciones elaboraron un plan de incentivos para retornar, ya que hay un problema de "sobrepoblación en Galápagos".

Estas islas, declaradas en 1978 como Patrimonio Natural de la Humanidad por la Unesco, están situadas unos 1 000 kilómetros al oeste de las costas continentales de Ecuador y abarcan 14 islas importantes y más de 120 islotes, que suman en conjunto 8 000 kilómetros cuadrados.

En junio de 2007 se incluyó al archipiélago en una lista de patrimonio mundial en peligro, en respuesta a la degradación medioambiental causada por el creciente turismo, la inmigración y la introducción de especies no autóctonas.

En los últimos 20 años el turismo se ha multiplicado por cuatro, alcanzando 173 000 visitantes en 2008, lo que sumado a la sobrepoblación y la consecuente sobreexplotación de recursos, pone en serio peligro al archipiélago.

Las Islas Galápagos deben su nombre a las grandes tortugas que la habitan y sus reservas terrestres y marina contienen una rica biodiversidad, considerada como un laboratorio natural, que permitió al científico británico Charles Darwin desarrollar su teoría sobre la evolución y selección natural de las especies.