martes, 21 de octubre de 2008

Kirchner anuncia la eliminación del sistema de jubilación privada

Buenos Aires.- La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, anunció hoy el proyecto de ley que elimina el sistema de jubilación privada de las administradoras de fondos de jubilaciones y pensiones (AFJP) y unifica todo en un régimen previsional público.

"Venimos a dar nacimiento al sistema previsional argentino, un sistema de reparto, de base solidaria y de administración" denominado Sistema Previsional Argentino, anunció el titular de la Administración Nacional de Seguridad Social (ANSES), Amado Boudou, según reseña DPA.

El proyecto gubernamental da "por terminado el experimento fracasado del régimen de capitalización en Argentina, aseguró Boudou en el acto realizado en una enorme tienda armada en la sede de la ANSES para albergar a los cientos de invitados, entre ellos gobernadores, funcionarios, sindicalistas, jubilados y trabajadores.

Boudou aseguró que "el único objetivo es rescatar a los futuros jubilados de la incertidumbre y a los que ya tienen una jubilación del régimen de capitalización".

La presidenta defendió la iniciativa, al afirmar que "sostener el trabajo, las jubilaciones y las pensiones es sostener la economía".

"Estamos adoptando esta decisión en un contexto internacional donde los principales Estados del G-8 y del no G-8 están adoptando una política de protección hacia bancos, en este caso nosotros hacia nuestros jubilados y nuestros trabajadores", destacó Fernández de Kirchner.

"La Constitución dice que debemos garantizar las jubilaciones", señaló la mandataria.

Fernández de Kirchner instó al Congreso a debatir el proyecto y apeló a los legisladores a "repensar qué modelo y qué país les planteamos a las futuras generaciones". "Sé que van a haber muchas presiones", señaló.

"Creo que los partidos populares y democráticos, aquellos que creemos en el Estado, aquellos que hemos dado muestras concretas del rol que tiene que cumplir el Estado vamos a acordar que estamos ante un verdadero cambio estructural y de defensa de nuestros jubilados y pensionados", argumentó.

Renovó asimismo su apoyo a la intervención del Estado en la economía, más en el marco de una crisis internacional. "Estamos ante un final de época a nivel mundial y esto que estamos haciendo hoy aquí es una decisión estratégica", aseguró.

"Allí están los Estados para hacerse cargo de políticas que pueden ser calificadas de erróneas pero que yo me atrevo a calificarlas de políticas de saqueo", señaló.

Sectores de la oposición denunciaron que el traspaso de los fondos de las AFJP al Estado representa un "saqueo", tal como afirmó la líder de la Coalición Cívica, Elisa Carrió, quien señaló que el gobierno no busca mejorar el sistema de jubilación sino hacerse de la "caja" que representan los casi 30.000 millones de dólares que componen el fondo de las AFJP.

El titular de la ANSES alegó: "Lejos de estar en la presencia de un saqueo estamos terminando con una medida de politica económica que fue un error fenomenal que le costó muy caro a la sociedad argentina".

"Podemos hablar de saqueo, ese saqueo tiene que ver porque con esta decisión (la creación del régimen de capitalización) nos endeudamos en 100.000 millones de dólares adicionales". "Este saqueo tiene un correlato en los salarios de los trabajadores, además hemos pagado comisiones por un régimen que no ha agregado valor y ha sido costoso para toda la sociedad", agregó.

Boudou anunció en tanto la creación de una comisión bicameral para hacer un seguimiento a la administración de los fondos del sistema previsional.

El traspaso del sistema privado de AFJP, vigente desde hace 14 años, al régimen público le permitirá al gobierno recaudar los aportes de los cerca de 3,6 millones de trabajadores afiliados por unos 15.000 millones de pesos (unos 4.630 millones de dólares) anuales.

El Estado manejará asimismo los fondos acumulados estos años por los afiliados en sus cuentas y que fueron invertidos por las AFJP, una capitalización estimada en cerca de 97.000 millones de pesos (casi 30.000 millones de dólares).

La medida habría sido adoptada ante la fuerte caída de la rentabilidad de las administradoras en los últimos meses, que se agravó en septiembre en el marco de la crisis financiera internacional y arrojó un resultado negativo de 2,25 por ciento.

Según los especialistas, con la actual caída de la rentabilidad que registraron las AFJP, el haber previsional público sería superior al del régimen privado, por lo cual los futuros jubilados se verían favorecidos con el cambio, aunque los resultados variarían según los comportamientos del mercado financiero.

Le asegura asimismo al Estado la inyección de grandes sumas de dinero a través de la recaudación de los aportes previsionales que antes iban a las entidades privadas, que incrementarán el superávit fiscal primario, además de la capitalización ahorrada en los últimos 14 años.