lunes, 28 de julio de 2008

Iglesia Católica no promocionará su posición sobre nueva Constitución

La Conferencia Episcopal Ecuatoriana dio a conocer esta mañana su posición respecto al proyecto de nueva Constitución que elaboró la Asamblea Nacional Constituyente.

El presidente de la Conferencia Episcopal, Antonio Arregui, aseguró que la iglesia está en desacuerdo en varios puntos como el derecho a la vida, la familia, la libertad de iglesia, conciencia y religiosidad, "que exigen una actitud clara de parte de los creyentes y personas de buena voluntad".

En "temas como el aborto, la familia, educación y la libertad religiosa, los obispos del Ecuador consideran que se trata de puntos, tal como lo ha defenido el papa Benedicto XVI, son líneas no negociables".

Indicó que en pasadas semanas se reunieron todos los obispos del Ecuador, y se dio a conocer su criterio respecto a la nueva Carta Política del Estado que será sometida a referéndum aprobatorio el próximo 28 de septiembre.

Arregui señaló que los obispos están en desacuerdo en que exista un retroceso a la nueva Carta Magna, pero que atendiendo al llamado del presidente de la República, Rafael Correa, hacia algunos sacerdotes que impulsan el No en los púlpitos. "Ellos no promocionarán el No dentro de sus alocuciones en las iglesias", aseguró.

Pero iniciarán una catequesis a nivel nacional para concienciar a los ciudadanos y fieles católicos, dando a conocer el contenido de la nueva Carta Magna, dejándolos en libertad de elegir si apoyan el Sí o No, informó Citynoticias (89.3 FM en Guayaquil).

"No nos corresponde como obispos asumir una actitud política. Nos corresponde, en cambio, iluminar las conciencias de los católicos con la doctrina del Evangelio para que tomen una decisión responsable y en conciencia, ante Dios y la sociedad", expresaron los prelados.

Advertencia a sacerdotes

El presidente Rafael Correa advirtió el pasado sábado a la iglesia que no promueva el "No" a la nueva Constitución y acusó a esa institución de estar ligada a monopolios.

Respecto a las advertencias, Arregui dijo: "no entraré en una discusión con el presidente Correa y nos limitaremos a ejercitar nuestro derecho de libre expresión incluidas las creencias religiosas".

Postura de los líderes católicos

El presidente de la CEE, dijo que en la nueva Constitución "no se reconoce claramente el derecho a la vida desde la concepción" y "deja la puerta abierta a la supresión de la nueva criatura en el seno de la madre".

Para la Iglesia, la nueva Constitución atenta contra la familia "como célula fundamental de la sociedad y del bien común", pues "desdibuja" ese término al permitir el establecimiento de "varios tipos" de núcleo familiar en el que se incluiría personas del mismo sexo.

"La familia es un hombre y una mujer como un cauce para criar hijos, una unión entre homosexuales nunca es familia porque en definición no pueden criar hijos", agregó Arregui.

En el tema de educación, la iglesia ecuatoriana considera que la nueva Carta Magna "se arroga el derecho de determinar lo que se tiene que enseñar y lo que se tiene que ignorar".