miércoles, 30 de julio de 2008

Ambato tiene su sitio megadiverso

El Jardín Botánico Atocha-La Liria fue construido desde 1849. En este espacio crecen más de 250 especies de plantas endémicas y de otras regiones.

rboles de eucalipto importados desde Australia a mediados del siglo XIX. Flores multicolores que crecen cerca de los senderos construidos con piedra de río junto a las plantas de café; orquídeas y enormes y gruesos cactus sembrados hace décadas.

Desde hace cuatro años, la Municipalidad de Ambato ejecuta la recuperación del Jardín Botánico Atocha-La Liria, un espacio de 14 hectáreas, ubicado al norte de la ciudad. En este espacio se encuentran más de 250 especies endémicas y de otros países europeos y de África.

Carmen Landi, directora del proyecto, explica que además de la variedad de plantas, el jardín es uno los sitios más representativos e históricos de la capital de Tungurahua. Los estudios preliminares para iniciar el proyecto indican que en 1849 el ex senador Nicolás Martínez Vásconez adquirió la finca para convertirla en una especie de arca de Noé para exhibir las plantas más vistosas y singulares del mundo.

“Su idea fue apoyada por el presidente Gabriel García Moreno. Él quería que ese espacio sea un laboratorio para la investigación científica. De hecho, en este lugar se sembraron los primeros eucaliptos que llegaron al país”, detalla el informe.

Con una inversión de USD 1,5 millones se inició en el 2004 el proceso de recuperación de los jardines y de las dos casas de hacienda donde vivió Martínez y su pariente, el escritor, Juan León Mera. El dinero se invirtió también en el mejoramiento de caminos, el sistema de riego y las conexiones eléctricas.

El ex director del Herbario Nacional, Homero Vargas, se hizo cargo del trabajo. “La zona estaba descuidada. En la primera fase se seleccionaron las plantas más representativas. Las especies fueron analizadas diariamente. Fue un trabajo complejo pero fascinante porque es increíble la cantidad de plantas que hay. En el jardín el suelo es muy fértil. Incluso crecen cafetales”.

Luego se dividió al jardín por sectores. Cerca de la entrada, por ejemplo, se encuentra el huerto de frutales donde están 12 variedades de claudia, 18 de pera junto a árboles de tomate, babaco, taxos, higos y guabas.

En el área de plantas medicinales hay 50 especies de menta, toronjil, manzanilla, tilo, sangoracha, linaza y grama. Junto a estas están las especies conocidas como chamánicas, como el guanto, ortiga, tabaco, ruda….

En el jardín hay otras zonas donde están las plantas industriales nativas y las introducidas. En el sector de frutas andinas se halla el chamburo, similar al babaco y al toronche lojano.

Pero quizá la zona más interesante es la de Jardines del Mundo. Caminar por los senderos y mirar a las flores simplemente encanta.

Las rosas originarias de Europa fascinan por sus tonalidades rojas, amarillas y blancas. Las magnolias de América del Norte y los agapantos, gladiolos y una flor conocida como cresta de gallo, traídas de África, también son especies que crecen en este novedoso jardín.

El área de los jardines con el resto de huertos está separada por la quebrada Los Gallinazos. Allí se encuentra un bosque montano donde los árboles no sobrepasan los 12 metros.

En estos días, la Municipalidad colocará rótulos para identificar a las especies. Además, se habilitará el área de viñedos como para recordar que en 1 800 las familias aristocráticas acostumbraban a elaborar sus propios vinos. Todo estará listo en noviembre para la inauguración del remozado Jardín Botánico Atocha-La Liria, el lugar más biodiverso de Ambato. No obstante, los turistas ya pueden visitarlo de martes a domingo, entras las 09:00 y 18:00.